Cargando...

Las trabajadoras españolas en la RFA (1960-1973)

El género e intereses contradictorios entre la demanda en la RFA y la oferta en la España franquista

Trabajo 2020 22 Páginas

Historia Europa - Otros países - Posguerra en Europa

Extracto

Índice

Introducción

I. La “demanda” en la RFA de trabajadoras españolas
I.A) Una breve historia de la inmigración de trabajadores mediterráneos a la RFA
I.B) La demanda de las trabajadoras españolas por parte de las empresas alemanas
I.C) La situación laboral de las españolas en la RFA

II. El rechazo y las restricciones de la emigración de mujeres españolas por parte del gobierno franquista
II.A) La apertura española hacia Europa del Norte
II.B) Intereses de España por la emigración masculina
II.C) Restricciones de España contra la emigración femenina
II.D) La infiltración franquista en la RFA

Bibliografía

Introducción

Entre la firma del “Acuerdo entre el Gobierno del Estado Español y el Gobierno de la República Federal de Alemania sobre migración, contratación y colocación de trabajadores españoles en la República Federal de Alemania” el 29 de abril de 1960 y el parón de la inmigración de trabajadores migrantes a la República Federal de Alemania (RFA) en 1973, más de 600.000 trabajadores españoles, entre ellos más de 150.000 mujeres, emigraron hacia la RFA.1 Las intenciones de las emigrantes fueron numerosas y muy diversas, pero destacó la motivación de beneficiarse de los salarios tres veces más altos de la RFA.2

El gobierno franquista de España, deseando una emigración de hombres jóvenes sin cualificación y que vivían en los territorios subdesarrollados (Andalucía, Murcia, Galicia, Extremadura, entre otros), vio la emigración masiva de mujeres con escepticismo. Las autoridades temían la pérdida de los valores morales de las mujeres y preferían que las españolas se quedaran en España para que hubiera suficientes esposas y madres potenciales.

En cambio, las empresas alemanas buscaron trabajadoras en el sur de Europa adrede, porque a estas mujeres les podían pagar un salario sistemáticamente más bajo. En consecuencia, muchas empresas alemanas demandaron explícitamente la inmigración de mujeres que eran vistas como más diestras, obedientes y pasivas que los trabajadores masculinos. Las más demandadas eran consecuentemente las mujeres más jóvenes, solteras y sin hijos. No obstante, las numerosas protestas de mujeres a lo largo de los años sesenta y setenta refutaron la idea de su supuesta pasividad. Al contrario, las trabajadoras españolas en la RFA eran sujetos activos que a menudo se manifestaron por una subida salarial y una mejora de sus derechos de trabajo.3

Este ensayo analiza los discursos y los intereses respectivos de las empresas alemanas y del gobierno franquista. Tal enfoque permite no solo mirar la oferta en el país de origen, sino también examinar la demanda en el país receptor. Eso posibilita destacar la conflictividad de intereses. Además, este análisis está marcado por una perspectiva de género y subraya las “diferencias entre hombres y mujeres con respecto a la movilidad, al salario y los sectores de ocupación distintos”.4 Así, la migración es una “oportunidad privilegiada para reflexionar sobre las modalidades y procesos del cambio social y sobre el papel de los actores sociales en los mismos”. Así, las mujeres eran dueñas de sus “propias trayectorias y las de sus familias”.5

Es crucial insistir que el objetivo del enfoque de género no es el de aislar a las mujeres dentro del proceso migratorio, sino el de analizar a las mujeres como actoras sociales generalmente marginadas – por eso, la preocupación principal del ensayo no es “por la mujer”, sino “por las relaciones de género”. El gender approach permite así una variación o incluso una ruptura de la habitual perspectiva masculina-androcéntrica general. El género (gender) es entendido en este contexto – según la definición de Joan Scott – como “the social organization of the relationship between the sexes” y, además de la raza y de la clase, como una categoría fundamental de la desigualdad entre los seres humanos.6 Eso implica que no existe una diferenciación binaria estricta con respecto al sexo, sino una interrelación compleja.

Pese a dichas ventajas y a la indudable importancia de la emigración femenina española hacia la RFA (no solo para las numerosas mujeres, sino también para la modernización y la europeización de España), este enfoque todavía no ha sido aplicado en gran medida, ni en la historiografía española ni en la alemana.7 Sin embargo, hay algunas publicaciones reveladoras recientes, como por ejemplo de Monika Mattes8 o Rosalind Arndt-Schung y Gaby Franger9 por la historiografía alemana, y de Asperilla Fernández10, José Babiano11, Sanz Lafuente12, Martín Pérez13, Cristina Borderías14 y en especial Ibeas Vuelta15 por la historiografía española.

Para contestar a la cuestión, el ensayo se divide en dos partes principales. En primer lugar, el ensayo analiza la alta demanda de las empresas alemanas que causó la inmigración de mujeres españolas hacia la RFA. En segundo lugar, el ensayo cambia la perspectiva al examinar las preocupaciones y restricciones del gobierno franquista en cuanto a la emigración de mujeres. Por último, la conclusión reúne los conocimientos y matiza la interacción entre demanda y oferta, marcada tanto por ideas de género como por intereses económicos.

I. La “demanda” en la RFA de trabajadoras españolas

I.A) Una breve historia de la inmigración de trabajadores mediterráneos a la RFA

Después de la derrota catastrófica en la Segunda Guerra Mundial, la economía de la RFA experimentó una rápida expansión durante los años cincuenta. A partir de los medios de dicha década, la mano de obra alemana se convirtió progresivamente escasa por varias razones. Los motivos más fundamentales eran la pérdida de un cuarto de la población por la separación de los dos Alemanias, el declive de la natalidad alemana durante la Segunda Guerra Mundial, la reducción gradual de la jornada laboral y la reintroducción del servicio militar obligatorio en 1956.16 Por lo tanto, la RFA estableció algunos acuerdos de inmigración con países mediterráneos (Italia en 1955, España y Grecia en 1960, Turquía en 1961, Portugal en 1964 y Yugoslavia en 1968). La consecuencia fue una inmigración de unos 14 millones trabajadores17 (en alemán se llaman Gastarbeiter que se podría traducir en “trabajadores invitados”) a la RFA entre 1955 y el fin del reclutamiento en 1973, provocado por la crisis de petróleo y la recesión económica siguiente. El número de mujeres trabajadoras (Gastarbeiterinnen) en la RFA aumentó de 43.200 (1960) a 706.600 (1973).18

En el caso español, tras el acuerdo de 1960, los españoles no tardaron en llegar a la RFA, especialmente por la debilidad de la economía española; mientras que en 1960 llegaron 11.011 inmigrantes españoles, en 1961 fueron ya 56.192.19 En 1965 se alcanzó el pico con 65.146 salidas de españoles con destino germano, de ellos el 19,9% mujeres.20 Por cierto, hubo también una extensa emigración de españoles a Francia y Suiza, después de los acuerdos de emigración con los dos países respectivos en 1961. Lamentablemente, las peculiaridades de la emigración española hacia otros países de Europa del Norte no podrán ser tratados en este ensayo por la escasez del espacio.21

Aunque tanto la representación de los Gastarbeiter de entonces como el concepto que los alemanes tienen hoy en día es indudablemente un joven hombre que iba para trabajar a la RFA, más de un 25% de todos los emigrantes trabajadores hacia la RFA fueron mujeres. En el caso español, entre el 25,6% (1963) y el 20,6% (1972)22 de unos 600.000 trabajadores (de ellos un 80% peones23 ) que emigraron por la RFA fueron mujeres. La presencia de las mujeres en el mercado de trabajo alemán era más alta que en España durante el mismo periodo: El 68% de las esposas españolas en la RFA trabajaban fuera de casa en 196824, mientras que en la España de 1964, las mujeres representaban solo el 21,6% de la población asalariada.25 Para ahorrar dinero, muchas mujeres casadas salieron fuera del entorno doméstico, alterando así las tradicionales estructuras de relaciones de género. Eso conllevó a una reducción de la segregación ocupacional entre las trabajadoras y los trabajadores en el marco de la emigración. Además, es importante destacar que el 36% de las españolas en Alemania estaban solteras en 1968.26 ¿Cuáles eran los motivos de la inmigración de tantas españolas hacia la RFA? Analizaremos entonces la demanda de mujeres españolas por parte de las empresas alemanas.

I.B) La demanda de las trabajadoras españolas por parte de las empresas alemanas

El ideal sociocultural de la convivencia humana de la RFA en los años cincuenta era el de una familia nuclear con un hombre que recibía un sueldo suficiente, para que la mujer pudiera cuidar los niños sin tener que trabajar por sí misma (la así llamada Hausfrauenehe, que se podría traducir como el “matrimonio del ama de casa”).27 Sin embargo, por la escasez creciente de mano de obra barata, la política alemana cambió su estrategia en 1959, cuando, por primera vez, mujeres fueron abiertamente invitadas a trabajar a tiempo parcial. Las empresas demandaban cada vez más mujeres trabajadoras, porque ellas formaban parte de los dos Leichtlohngruppen (se puede traducir como los dos “grupos con un salario leve”). De hecho, el mercado de trabajo alemán era, como en todos los países durante los años sesenta (también en España28 ), estrictamente estructurado por el género: las mujeres solo podían trabajar en puestos inferiores y no cobraban tanto como los hombres. De hecho, en la RFA de los años sesenta, las mujeres cobraban por promedio el 30-40% menos que los varones en las empresas industriales por los mismos trabajos.29 Aparte de ese bajo salario, los puestos de trabajo en la industria alemana (sobre todo en la metalurgia) eran poco atractivos por su penosidad insalubre, su suciedad y su monotonía, así que resultó cada vez más difícil encontrar mujeres alemanas para estos empleos imprescindibles. Por consiguiente, las empresas alemanas pidieron al gobierno de la RFA firmar acuerdos con países mediterráneos para garantizar la inmigración no solo de hombres, sino también, y no menos importante, de mujeres. El bajo salario prometía más rendimiento por menos dinero. Los acuerdos de emigración entre la RFA con España y Grecia (ambos firmados en 1960) surgieron en este contexto. La Bundesanstalt für Arbeitsvermittlung und Arbeitslosenversicherung (BAVAV), la institución con el monopolio del reclutamiento y la colocación de los trabajadores, empezó a enrolar a trabajadoras por medio de centros de reclutamiento en el lugar, es decir, en España y Grecia.

En conclusión, se puede hablar de una doble estrategia alemana con respecto al mantenimiento del mercado de trabajo femenino de bajos salarios: El empleo de las mujeres alemanas a tiempo parcial en las oficinas (la así llamada “movilización de la reserva silenciosa”30 ) y el reclutamiento de mujeres de España y de Grecia, y desde 1965 sobre todo de Turquía y de Yugoslavia para los puestos menos pagados y más onerosos.31 Una repercusión de este desarrollo fue una fisura creciente entre las trabajadoras alemanas y extranjeras. Mientras que las alemanas, cada vez más educadas, trabajaban en el tercer sector (tercerización) y cobraban un salario creciente, las trabajadoras extranjeras, por lo general sin cualificación profesional32, seguían trabajando en la industria progresivamente automatizada o en servicios marginados como la limpieza. Por lo general, preferían la industria a los servicios precarios como la limpieza, porque los salarios eran al menos un poco más altos en las empresas industriales.33

I.C) La situación laboral de las españolas en la RFA

Para trazar la situación ocupacional de las españolas en la RFA, estudiemos una estadística del año 1970. En ese año, de las 50.000 trabajadoras españolas en Alemania, 21.000 trabajaban en la industria de transformación (sobre todo textil), 18.000 en la industria del metal y sólo 10.000 en el tercer sector (de ellas 2.500 como enfermeras, 2.000 en bancos, y 1.750 en hoteles).34 Fernández Asperilla habla de parecidas cifras, según ella el 77,5% de las trabajadoras españolas en la RFA trabajaban en la industria, según Sanz Lafuente incluso el 80,4% en 1966.35 La gran mayoría de todos estos puestos estaban caracterizados por su precariedad, ya que una recesión económica podía provocar despidos masivos como ocurrió durante el parón coyuntural en 1966/67.36 Consecuentemente, se puede hablar de una doble marginalidad de las trabajadoras españolas en Alemania durante los años sesenta y setenta: como mujeres de una perspectiva de género (perpetuación de la desigualdad en las retribuciones salariales entre hombres y mujeres) y como emigrantes extranjeras de una perspectiva de etnicidad (subdalternidad sobre todo por la carencia de conocimientos del idioma alemán).37

Como se ha visto, la categorización del género era de importancia primordial para la segregación y jerarquización del mercado de trabajo tanto en Alemania como en España. La diferencia del género era vista por los actores significativos, casi sin excepciones hombres, como el principio fundamental para estructurar y jerarquizar el funcionamiento de oferta y demanda. De esta manera, el gendering era un proceso continuado que, al final, aseguraba la supremacía masculina en el seno del mercado laboral. El reclutamiento de mujeres trabajadoras en sur de Europa sirvió entonces para el mantenimiento e incluso la expansión del mercado laboral segregado por el género que estaba en peligro hacia 1960 por la falta de mujeres alemanas dispuestas a trabajar a tiempo completo en la industria. El proceso de substitución de las alemanas por la mano de obra extranjera sin cualificación fue una consecuencia directa. En 1972, solo el 2% de las trabajadoras extranjeras en la RFA tenían cualificación profesional cualquiera.38 Entonces, la ocupación de las mujeres extranjeras iba a favor de las empresas alemanas, pero en detrimento de las mujeres que, sin embargo, la aguantaban porque los salarios de las mujeres en la RFA eran más altos que en sus países de origen. Pero, los salarios eran tan bajos que representaban solo un incentivo relativo: Cada vez más mujeres españolas no aceptaban los salarios relativamente bajos y ya no estaban dispuestas a trabajar bajo esas condiciones. Muchas españolas e italianas preferían entonces la emigración hacia Suiza, Francia o los Países Bajos donde los salarios para las mujeres eran más altos.39

Además, sería falso presentar a las mujeres españolas en la RFA como objetos pasivos. Por lo contrario, las mujeres se mostraban como sujetos activos en el contexto de la lábil estructura de demanda y oferta: Como la demanda quedaba muy alta, la oferta se flexibilizaba progresivamente. Ellas se manifestaban por salarios más altos y se ponían en huelga como en el caso de la fábrica de galletas Bahlsen cerca de Hanover en 1967.40 Especialmente durante un periodo de buena coyuntura y una alta demanda de trabajadores por parte de las empresas, las mujeres estaban en una fuerte posición en la que podían imponer ciertas reivindicaciones. Con frecuencia fueron apoyadas por los sindicatos alemanes como por la IG Metall, el sindicato más poderoso en el sector de la metalurgia. La tasa de sindicalización de los trabajadores españoles alcanzó el 29% en 1971, o sea 54.406 afiliados representando así una de las más elevadas tasas entre las distintas nacionalidades establecidas en la RFA.41

II. El rechazo y las restricciones de la emigración de mujeres españolas por parte del gobierno franquista

Por varias razones, la España franquista y ultra-católica no deseaba la emigración masiva de mujeres hacia el norte “inmoral” de Europa; la consecuencia fue un conflicto de intereses que marcaba el discurso prevalente. Propulsado por la alta demanda de las empresas alemanas de las mujeres “poco costosas”, la BAVAV desarrolló diferentes estrategias para convencer a España enviar a las mujeres tan demandadas hacia Alemania.42 Y esas medidas bien reflexionadas eran obligatorias para convencer al gobierno español tan crítico con respecto a la emigración de mujeres españolas. Analizaremos primero el contexto de la emigración española.

[...]


1 MUÑOZ SÁNCHEZ, Antonio: “Una introducción a la historia de la emigración española en la República Federal de Alemania (1960-1980)”, Iberoamericana, 12, No. 46, Junio de 2012, pp. 30-35. Véase también: SANZ LAFUENTE, Gloria: “Mujeres españolas emigrantes y mercado laboral en Alemania, 1960-1975”, Migraciones y Exilios, 7, 2005, pp. 27-50; 33.

2 SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 47. Sin embargo, Sanz Lafuente escribe que aunque los salarios españoles constituían sólo un tercio del alemán, el poder adquisitivo era la mitad.

3 SANZ DÍAZ, Carlos: “Las movilizaciones de los emigrantes españoles en Alemania bajo el franquismo. Protesta, política y reivindicación”, Migraciones y Exilios, 7, 2006, pp. 51-80 y MATTES: ‘Gastarbeiterinnen’ in der Bundesrepublik, p. 285-311.

4 Ambas citas de SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 31.

5 BORDERÍAS, Cristina: Emigración y Trayectorias Sociales Femeninas, p. 76.

6 SCOTT, Joan W: “Gender. A Useful Category of Historical Analysis”, The American Historical Review, Vol. 91, No. 5, Dec., 1986, pp. 1053-1075; 1053-1054.

7 ASPERILLA FERNÁNDEZ: La emigración como exportación de mano de obra, p. 63 y MATTES, Monika: „Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‘Gastarbeiterinnen’ in der Bundesrepublik 1955-1973“, Archiv für Sozialgeschichte, 42, 2002, pp. 105-121; 105 y MUÑOZ SÁNCHEZ: Historia de la emigración española, p. 23 y BORDERÍAS, Cristina: Emigración y Trayectorias Sociales Femeninas, p. 78.

8 Sobre todo: MATTES, Monika: ‚ Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik. Anwerbepolitik, Migration und Geschlecht in den 50er bis 70er Jahren, Campus Verlag, Frankfurt am Main, 2005.

9 ARNDT-SCHUNG, Rosalind / FRANGER, Gaby: „Fremde Frauen. Migrantinnen im Lichte der neueren deutschen Migrationsforschung“, en: Fieseler, Beate (ed.): Frauengeschichte. Gesucht - gefunden? Auskünfte zum Stand der historischen Frauenforschung, Böhlau, Colonia, 1991, pp. 257-274.

10 ASPERILLA FERNÁNDEZ, Ana: “La emigración como exportación de mano de obra: el fenómeno migratorio a Europa durante el franquismo”, Historia Social, nº 30, 2000, pp. 63-83.

11 BABIANO, José / FERNÁNDEZ ASPERILLA, Ana: La patria en la maleta. Historia Social de la Emigración Española a Europa, GPS Madrid, Madrid, 2009.

12 SANZ LAFUENTE, Gloria: “Mujeres españolas emigrantes y mercado laboral en Alemania, 1960-1975”, Migraciones y Exilios, 7, 2005, pp. 27-50.

13 MARTÍN PEREZ, Sonia: La representación social de la emigración española a Europa (1956-1975). El papel de la televisión y otros medios de comunicación, Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Madrid, 2012.

14 BORDERÍAS, Cristina: “Emigración y Trayectorias Sociales Femeninas”, Historia Social, No. 17, 1993, pp. 75-94.

15 IBEAS VUELTA, Nieves: Mujeres migrantes. (De)Construyendo identidades en tránsito, Prensas Universitarias de Zaragoza, Zaragoza, 2019.

16 MARTÍN PEREZ: La representación social de la emigración española, pp. 31-33.

17 BERTELSMANN STIFTUNG: Factsheet. Einwanderungsland Deutschland, 2016. De estos 14 millones, aproximadamente 11 millones regresaron a sus países respectivos.

18 MATTES, Monika: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, pp. 10, 185. En comparación: en 1973, había 2,6 millones trabajadores extranjeros en Alemania y 3,97 millones extranjeros en total. La tasa de las trabajadoras mujeres aumentó del 15,5% (1960) al 30,1% (1973).

19 MARTÍN PEREZ: La representación social de la emigración española, p. 31.

20 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 39.

21 Para un estudio más amplio de la emigración de españolas hacia el norte de Europa, véase en particular IBEAS VUELTA: Mujeres migrantes y también BABIANO / FERNÁNDEZ ASPERILLA: La patria en la maleta.

22 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 39. Es interesante comparar estas cifras con el porcentaje de las mujeres empleadas de otras nacionalidades, como las griegas (el 40,0% del conjunto de los trabajadores griegos fueron mujeres en 1970), turcas (21,6%), yugoslavas (18,7%), portuguesas (18,2%) e italianas (solo 2,7%).

23 MUÑOZ SÁNCHEZ: Historia de la emigración española, p. 31

24 SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, pp. 37-38. Esta tasa era incluso mayor en el caso de las griegas (90%) e italianas (74%).

25 ASPERILLA FERNÁNDEZ: La emigración como exportación de mano de obra, p. 68. Un artículo revelador con respecto al trabajo de las mujeres en el contexto del patriarcalismo franquista es el de CENARRO, Ángela: “Trabajo, maternidad y feminidad en las mujeres del fascismo español”, en Aguado, Ana / Ortega, Teresa (eds.): Feminismos y antifeminismos. Culturas políticas e identidades de género en la España del siglo XX, Universitat de València, Servei de Publicacions, Valencia-Granada, 2011, pp. 229-252.

26 SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 37 y MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 189.

27 MATTES, Monika: „Migration und Geschlecht in der Bundesrepublik Deutschland. Ein historischer Rückblick auf die ‚Gastarbeiterinnen‘ der 1960/70er Jahre“, Femina Politica, 1, 2008, pp. 19-28; 24.

28 GARCIA-NIETO PARIS, M. Carmen: “Trabajo y oposición popular de las mujeres durante la dictadura franquista”, en Duby, Georges / Perrot, Michelle (eds.): Historia de las mujeres en Occidente, Taurus, Madrid, 1993, pp. 661-672; 667. Garcia Nieto Paris destaca que también en España las mujeres representaban mano de obra más barata que la masculina durante los años del desarrollismo. Así, las “mujeres fueron un factor imprescindible del ‘desarrollismo’, subordinadas y diferenciadas respecto al varón” (p. 669).

29 MATTES: Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‚Gastarbeiterinnen‘, p. 10 y MATTES: „Gastarbeiterinnen“ in der Bundesrepublik, p. 95

30 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 28. En alemán: “Die Mobilisierung der stillen Reserve“.

31 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, pp. 11, 39

32 Según Sanz Lafuente, solo un 30,4% de los hombres y un 15,0 % de las mujeres españolas encuestados por la Cáritas no habían trabajado siempre de peones, SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 48.

33 MATTES: Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‚Gastarbeiterinnen‘, pp. 110-111 y MATTES: Migration und Geschlecht, p. 26

34 MUÑOZ SÁNCHEZ: Historia de la emigración española, p. 31.

35 ASPERILLA FERNÁNDEZ: La emigración como exportación de mano de obra, p. 69. En Suiza y Francia, sin embargo, el porcentaje de las mujeres en la industria era mucho más bajo. Y SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 42

36 SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 33. De hecho, en 1967 había 60.126 menos trabajadores españoles que en 1966; y en 1968 2.164 menos que en 1965.

37 SANZ LAFUENTE: Mujeres españolas emigrantes, p. 43 y BORDERÍAS, Cristina: Emigración y Trayectorias Sociales Femeninas, p. 80 y MATTES: ‘Gastarbeiterinnen’ in der Bundesrepublik, p. 204. Incluso es posible hablar de una triple opresión, además de género y etnicidad también la clase, visto que la mayoría de las mujeres españolas trabajaba en puestos bajos. Sin embargo, Mattes subraya que el género tenía un potencial de marginalidad más grande que la etnicidad; al menos hasta 1973, ya que las mujeres alemanas eran igualmente discriminadas en el marco del mercado de trabajo alemán.

38 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 202 y MATTES: Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‚Gastarbeiterinnen‘, p. 106 y MATTES: Migration und Geschlecht, p. 21.

39 MATTES: ‚Gastarbeiterinnen‘ in der Bundesrepublik, p. 99.

40 SANZ DÍAZ, Carlos: Las movilizaciones de los emigrantes españoles, pp. 51-80 y MATTES: ‘Gastarbeiterinnen’ in der Bundesrepublik, p. 285-311. En 1964, unas 800 españolas trabajaban por Bahlsen.

41 SANZ DÍAZ: Las movilizaciones de los emigrantes españoles, pp. 56-57. Véase también MATTES: Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‚Gastarbeiterinnen‘, p. 117.

42 MATTES: Hindernisse und Strategien der staatlichen Anwerbung von ‚Gastarbeiterinnen‘, p. 111.

Detalles

Páginas
22
Año
2020
ISBN (Ebook)
9783346123381
ISBN (Libro)
9783346123398
Idioma
Español
No. de catálogo
v520012
Instituto / Universidad
University of Zaragoza – Facultad de Filosofía y Letras
Calificación
1,0
Etiqueta
Frauengeschichte Gender Gastarbeiterinnen Spanien Bundesrepublik Deutschland Arbeitsmigration Gastarbeiter

Autor

Anterior

Título: Las trabajadoras españolas en la RFA (1960-1973)