Cargando...

"Nuevos Pobres". Vulnerabilidad y Exclusión en Argentina durante el período 1990-2002

Ponencia (Handout) 2017 16 Páginas

Sociología - Individuo, grupos, sociedad

Extracto

“Nuevos Pobres”: Vulnerabilidad y Exclusión en Argentina durante el período 1990-2002

Emiliano Martín Gutiérrez

Palabras clave: nuevos pobres, necesidades básicas insatisfechas, línea de pobreza

Introducción

Ciertas condiciones económicas de la década del ´90 han dado lugar a la génesis y evolución de un nuevo estrato social en Argentina denominado “Nuevos Pobres”, quienes perteneciendo a una clase media, sufrieron una abrupta reducción de sus ingresos y en términos de mediciones estadísticas, quedaron por debajo de la línea de la pobreza.

Objetivo

Caracterizar los nuevos pobres dentro de la estructura social y describir su evolución a lo largo del periodo 1990-2002.

Método

Se analiza la evolución cuantitativa de los nuevos pobres a través del denominado Método Integrado de Pobreza considerando las variables Necesidades Básicas Insatisfechas y Línea de Pobreza en dos periodos: 1991-1994 y 1995-2002 para el Gran Buenos Aires.

Resultados

En los periodos bajo análisis se observan dos situaciones contrapuestas: una fase de tendencia decreciente del porcentaje de nuevos pobres (1990-1994) seguida de una etapa con tendencia creciente (1995-2002).

Introducción

Durante la última década del siglo XX, nuestro país experimentó un incremento de la proporción de grupos sociales viviendo en condiciones de pobreza los cuales quedaron expuestos a distintos niveles de privaciones. La crisis económica, política e institucional del año 2001, puede considerarse como un momento histórico donde se cristaliza esta el incremento durante los años anteriores, de individuos con grandes dificultades para llevar a cabo una vida digna. De esta manera resulta de interés la presencia de un sector social denominado Nuevos Pobres, cuya situación de pauperización presenta características específicas.

El análisis de este estrato social no puede interpretarse como una cuestión aislada, sino que por el contrario tiene una gran vinculación con la situación política, económica y social, tanto nacional como internacional a lo largo del período temporal indicado. Adquiere profunda relevancia considerar cual es la situación dentro del tejido social en el cual se posicionan los nuevos pobres frente a la situación de riesgo social que atraviesan, en términos de vulnerabilidad y exclusión.

El trabajo se estructurará de la siguiente manera. La sección I presenta los antecedentes del tema de estudio ilustrando el contexto histórico y socioeconómico que lo determina. La sección II expone un abordaje tanto cuantitativo como cualitativo del fenómeno de los nuevos pobres. Finalmente en la sección III se señalarán las principales conclusiones.

I. Antecedentes: contexto histórico y socioeconómico

A partir de la década de 1980 el mundo asiste a una caída de la denominada “edad de oro del capitalismo”. Durante todo el periodo de post-guerra hasta la crisis del petróleo (1973), el panorama mundial de crecimiento económico, se había replicado tanto en las economías centrales como las sub desarrolladas. A partir de mediados de la década del ’70 existió un punto de inflexión que modificó drásticamente la situación macroeconómica. Esta situación de recesión, a nivel mundial tuvo diversas repercusiones en cada uno de los estados del mundo, teniendo un impacto social digno de señalar. En este sentido Castell (1997) observa el quiebre de una estructura social que hasta el momento se fundaba en la existencia de una sociedad salarial, donde la condición de asalariado por sí misma no determinaba al individuo en sí, sino que el mismo pertenece a una sociedad salarial a través de diversas dimensiones tales como: el nivel de consumo de masas, el acceso a la educación pública, el servicio militar obligatorio, eran algunas de las facetas de las cuales el sujeto formaba parte. Es menester señalar que a pesar de la consolidación de este estrato social, dentro del mismo existían heterogeneidades asociadas a los diferentes niveles salariales. Brender y Aglietta (1984), precisan en este sentido que la “cohesión de una sociedad no se encuentra en una ley general, abstracta y uniforme” (p.2). Castell (1997) sintetiza a la sociedad salarial como una “cierta cantidad de bloques separados y a la vez unidos por esta lógica de la distinción que opera en el seno de cada conjunto y asimismo entre los diferentes conjuntos” (p.370).

Dicha cohesión social no podía subsistir sin una presencia estatal activa que cumpliera el rol de asegurador del bienestar social. Su efectividad residió en la actuación de dos aspectos fundamentales: en primer lugar como mediador en la relación empleado-empleador, previniendo cualquier conflicto por parte de los asalariados que hiciese tambalear la estabilidad social, y garantizando un margen de beneficios que permitiese a las elites empresariales preservar su rol de fuerza dominante. En segundo lugar, este modelo de política estatal, denominado Estado de bienestar, tuvo el rol de garantizar profundas políticas públicas sobre toda la masa salarial, con el objeto de reducir las desigualdades existentes, proveyendo bienes y servicios a los trabajadores (Santarsiero, 2011).

Las innovaciones en el campo de la tecnificación de los procesos productivos, la privatización de las empresas públicas, la flexibilización en las relaciones laborales y jurídicas son algunos factores relevantes al momento de explicar la crisis de la sociedad salarial (Vecslir, 2010) y su ruptura como expresión de cohesión social.

En este sentido es menester resaltar el surgimiento del neoliberalismo como doctrina hegemónica en las decisiones de política de varias naciones, entre ellas Argentina, donde la figura del Estado se orienta hacia el diseño políticas sectoriales, fragmentando intereses sociales y compromisos ciudadanos.

Este punto de inflexión trajo aparejado un quiebre en la estructura social donde la población vulnerable situada en los límites de la sociedad salarial, era un grupo cuantitativamente no muy importante, más bien residual y que no parecía ”cuestionar las reglas del intercambio social ni la dinámica del progreso continuo de la sociedad” (Castell, 1997, p. 379).

En el caso concreto de Argentina puede señalarse que a partir de la década de los ´90, se observan grandes deterioros en varios indicadores sociales. Dicha situación no es ajena al contexto político sino que muy por el contrario se encuentra fuertemente ligado a este. En el plano internacional el paradigma de Estado mínimo, como expresión opuesta al anteriormente mencionado Estado de bienestar, propugnado por el Consenso de Washington, tuvo profundo impacto sobre las políticas de ajuste adoptadas internamente (Garcia Delgado, 1998). La estabilidad macroeconómica pretendida por este programa consistía en reformas estructurales, a partir de la liberalización de los mercados, tanto los de bienes y servicios como los financieros, y a su vez una reducción del déficit fiscal, combinación que le daría a los países que lleven a cabo tal recetario la posibilidad de salir del estancamiento económico y hallar la tan ansiada estabilidad de precios (Capurro, 2008).

El resultado de las políticas adoptadas durante la década del´90, cuya presidencia estuvo a cargo de Carlos Saúl Menem, dio lugar a un empobrecimiento de la población (Minujin & Kessler, 1995). Por otra parte, a partir de 1999, con la asunción de Fernando de la Rúa como mandatario de Argentina, los problemas sociales se profundizarían, lo cual conllevó a su renuncia en diciembre de 2001 en medio de una crisis económica, política y social. Un indicador que ilustra esta situación es el coeficiente de Gini, el cual a lo largo de estos años sufre un incremento importante reflejando esta situación de creciente inequidad.

Gráfico 1.Coeficiente de Gini en Argentina durante el periodo 1991-2002.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

Fuente: Elaboración propia sobre la base de Banco Mundial (2016).

La situación de desigualdad refleja un sesgo redistributivo a favor de aquellos sectores con mayores ingresos, donde la relación de los Ingresos per Cápita Familiares (IPCF) entre el primer y último quintil para el Gran Buenos Aires, pasó de ser 12 veces (al comienzo de la década estudiada), a 17 veces, durante el régimen menemista, agravándose aún más esta situación durante la gestión posterior, donde esta relación ascendió hasta más de 20 veces.

Gráfico 2. Relación del IPCF (%) entre quintiles para Gran Buenos Aires.

Fuente: Tomado de Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (2005).

La existencia de una profunda desigualdad durante este período temporal, tiene relación directa con la situación existente en el mercado laboral, siendo la presencia de expulsión de mano de obra la principal explicación de este resultado (Ministerio de Economía y Finanzas públicas, 2005). El incremento del desempleo es, en este sentido, una variable que se acrecienta a lo largo de este período alcanzando más de 8 puntos porcentuales[1].

[...]


[1] Mayo 1990 8,6%. Octubre 2001 16,3%.

Detalles

Páginas
16
Año
2017
ISBN (Ebook)
9783668597594
ISBN (Libro)
9783668597600
Tamaño de fichero
720 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v376827
Calificación
Etiqueta
nuevos pobres necesidades básicas insatisfechas línea de pobreza

Autor

Anterior

Título: "Nuevos Pobres". Vulnerabilidad y Exclusión en Argentina durante el período 1990-2002