Cargando...

"La caza" de Carlos Saura y su crítica hacia la sociedad franquista

De conejos y hombres

de Alexander Bauerkämper (Autor)

Trabajo de Seminario 2010 14 Páginas

Romanística - Español, literatura, cultura general

Extracto

Índice

1 Introducción

2 Argumento y personajes

3 El coto de caza: microcosmo y campo de tensión
3.1 La violencia
3.2 La sexualidad
3.3 La enfermedad

4 La caza: el marco parabólico de una denuncia social
4.1 La Guerra Civil española
4.2 Aspectos de crítica hacia la sociedad franquista

5 Conclusiones

6 Bibliografía

1 Introducción

Para Luis Buñuel, quizá el director de cine más famoso de origen español, La caza (1965) de Carlos Saura era “la película más cruel que conozco” (Aub 1985: 424). De verdad, La caza es una obra que impresiona al espectador a primera vista a causa de su atmósfera cargada por violencia e incertidumbre. Pero – como se verá en este trabajo y seguro que en esto nos daría la razón el señor Buñuel – esta película es más que sólo el relato cruel de una jornada de caza de conejos que al fin se vuelve en una caza sangrienta de hombres.

La película fue el tercer largometraje del director aragonés Carlos Saura. Era un gran admirador y buen amigo del dicho Luis Buñuel. Mientras que el segundo tenía que trabajar en el exilio francés, el primero vivía y producía en la España franquista. El aparato de censura del régimen obligaba a los cineastas disidentes o críticos a desarrollar un estilo fílmico más críptico. La caza es a este respecto un ejemplo modelo y zafo de pocos detalles eliminados pudo pasar la censura que en estos días estaba bajo el mando relativamente liberal del Director García Escudero.

En los años sesenta no era muy conocido el cine español en el resto de Europa porque se suponía que gracias a la censura franquista no se podía esperar mucho. Con La caza era distinto. No tenía un gran éxito en España pero en el extranjero sí. En el Festival Internacional de Cine de Berlín Carlos Saura obtuvo el premio al Mejor Director y así le catapultó a la fama esta película.

El presente trabajo intenta analizar los medios fílmicos y simbólicos utilizados para ocultar el tono crítico del filme. Vamos relacionando nuestros resultados con la sociedad franquista para ser capaz de comprobar sí o cómo la película denuncia la situación política y social de la época. Resulta el siguiente procedimiento: Primero, hay que resumir brevemente el argumento del filme y examinar la naturaleza y la motivación de los distintos personajes. Después, en una segunda parte, queremos iluminar unas emociones o motivos centrales de la dramaturgia (la violencia, la sexualidad y la enfermedad). Esto significa describir la atmósfera que se establece durante la película y compararla con la España bajo Franco. Así se verá cómo se crean la tensión y la cercanía que sentimos cuando vemos La caza y qué son los factores más importantes para el desarrollo de la trama. Por último señalaremos cómo la película se sirve de la caza como alegoría para denunciar la España franquista en general y en particular respecto a su silencio sobre la Guerra Civil.

2 Argumento y personajes

En La Caza se reúnen tres compañeros, Paco, José y Luis, que se conocieron durante la Guerra Civil española, junto con el joven Enrique, para cazar conejos en el coto de José. A lo que parece, el propósito de la reunión es de reanudar la antigua amistad y de pasar un buen día haciendo ejercicio en el campo. No obstante, después de un rato se comproba que el objetivo verdadero de la invitación de José era tener la posibilidad de pedir dinero a Paco. Nos damos cuenta de que la amistad entre los tres señores nunca ha sido más que una relación que siempre y solamente ha sido motivado por los intereses económicos de cada uno. Una serie de situaciones tensas revela el resentimiento escondido que existe entre los tres señores y que resultará en un masacre.

José es el más anciano del grupo y las cosas en su vida están tomando un giro negativo: porque fue revelada su relación con una amante, su mujer se separó de él y podía llevarse mucho de la posesión. Ahora su estado financiero parece fatal aunque todavía sea proprietario de una extensa finca que, por así decir, incluye el mando sobre Juan, el guarda paupérrimo de la finca, así como la madre encamada y la hija del cual. José tiene que tomar pastillas contra una fuerte gastralgia. Todos estos golpes del destino le han desesperado y cambiado mucho.

Luis ha estado dependiente economicamente de José desde que se conocieron durante la guerra. Es un personaje débil y cansado. Él también perdió su mujer que según José no es ningún milagro: “¿Crees que quitándome a mi, hay alguien que pueda soportar a Luis?” Una situación clave es la intentada cabalgada de Luis en un burro que termina para su infamia y para divertimiento de los otros con una caída lamentable. Luis se refugia en la bebida y en sus libros de ciencia-ficción y a veces sus comentarios manifestan su alejamiento notable de la realidad. Sin embargo, además de estos rasgos característicos que están marcados por sumisión y pasividad, Luis tiene una otra cara que cuanto más tragos toma de su cantimplora más se va perfilando. El mismo Carlos Saura dijo que Luis es “un personaje más sensible que los otros, le hieren más las cosas que van pasando” (Brasó 1974: 135). En muchas ocasiones la figura de Luis es utilizada para integrar elementos surrealistas en la película. En su ensayo Guy H. Wood (2007) observa algunas paralelas entre Luis y varias personajes de Buñuel. Incluso es posible comprender la figura de Luis como álter ego de Luis Buñuel: Los dos comparten los mismos impulsos paranoicos y obsesiones oscuras por ejemplo por las armas (Luis es el que más y mejor tira) o por los insectos.

El tercer de los amigos es Paco. Durante la guerra fue camionero y llegamos a saber que en aquel tiempo era socio de José. Más tarde se casó con la hermana adinerada de Enrique. Dramatúrgicamente Paco ante todo sirve de representante del franquismo y de prototipo del franquista ganador (“El pez grande se come al chico”). Superficialmente visto parece un personaje que podría ser concibido por un filme propagandístico del régimen: tiene una mujer y un crío, es sano y un verdadero español. No obstante, sabemos que sólo se casó por el dinero y que la enfermedad que tiene él es aún peor que las de los otros: Está obsesionado por un odio y un asco degenerado a “los débiles [que] no tienen nada que hacer en la vida. Ni los débiles ni los tarados”. Así también personifica una estética fascista y hobbesiano (cf. Wood 2002). Lo que sobre Paco resulta tan interesante es que es interpretado por el actor Alfredo Mayo quien se hizo famoso con su papel en la película Raza (1941, de Sáenz de Heredia). Alfredo Mayo pasó a la historia personificando al protagonista patriótico de Raza. Éste se llama José Churruca y se nos presenta como un álter ego del caudillo, Francisco Franco. Gracias a tal intertextualidad (y el hecho que ‘Paco’ es la forma abreviado de ‘Francisco’) aún se puede reforzar la impresión qué nos quiere decir Carlos Saura con el personaje de Paco (cf. Pillado-Miller 1998: 202).

3 El coto de caza: microcosmo y campo de tensión

Ya en el prólogo que muestra los cuatro hombres en el bar de una gosolinera el espectador llega a saber varios detalles sobre el carácter de las relaciones entre los personajes. Sin embargo, efectivamente el argumento del filme empieza, se desarolla y termina en el coto de José. Pese a una escena corta en la que Luis y Enrique van al pueblo para comprar pan, toda la trama sucede en un valle cerrado. Junto con los hombres nos quedamos encerrados en este microcosmo porque tampoco la cámera se atrieve echar un vistazo a los alrededores.

Cuando arriban los amigos establecen un campamento, sacan sus armas, sus revistas, una radio y su minibar transportable. Vienen como ciudadanos modernos pero bajo el calor agobiante del coto nunca más volverán a un estado civilizado. Se van quitando paulitanamente sus características del hombre civilizado y adaptan formas prehistóricas y nómadas: partiendo de su campamento recorren su cazadero y después de haber hecho su presa se la comen.

El lugar donde establecen su base es como un embudo o un cráter del que no hay salida – un entorno predestinado a multiplicar los resentimientos y miedos acumulados de los señores. Tampoco los aparentes momentes de relajamiento durante la siesta distienden la atmósfera inevitablemente violenta.

A continuación vamos a examinar esta atmósfera crispada centrando nuestros consideraciones en tres aspectos que son fundamentalmente importante para el desarollo de la tragedia y que finalmente resultan en la implosión del microcosmo de los cazadores. Estos son: la violencia, la sexualidad y la enfermedad. Construyen (junto con otros leitmotivs) como hilos enlazados el campo de tensión que va provocando el final drástico.

[...]

Detalles

Páginas
14
Año
2010
ISBN (Ebook)
9783668050952
ISBN (Libro)
9783668050969
Tamaño de fichero
486 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v306633
Instituto / Universidad
Free University of Berlin – Institut für Romanische Philologie
Calificación
1,0
Etiqueta
Carlos Saura La caza Filmwissenschaft Cine Kino Spanien Franco Franquismo Kritik Bürgerkrieg

Autor

  • Alexander Bauerkämper (Autor)

Compartir

Anterior

Título: "La caza" de Carlos Saura y su crítica hacia la sociedad franquista