Cargando...

Hechos históricos y construcción de personajes en "Xicotencatl"

El papel especial de La Malinche

de Susanne Becker (Autor)

Trabajo de Seminario 2013 24 Páginas

Romanística - Español, literatura, cultura general

Extracto

Índice

Introducción

1 Hechos históricos en la novela histórica entre verdad y ficción
1.1 Hechos históricos en la ‚novela histórica‘
1.2 Hechos históricos en ‚Xicotencatl‘
1.3 Intención del autor

2 El papel del narrador y de las tecnicas narrativas

3 Análisis de personajes de la novela
3.1 La construcción de personajes
3.2 Estereotipos buenos
3.2.1 Xicotencatl joven
3.2.2 Teutila
3.3 Estereotipos malos
3.3.1 Hernán Cortés
3.4 Marina como personaje intermedio?

Conclusión

Bibliografía

Fuentes de internet

Introducción

“Cortés y Moctezuma [son] los déspotas, los dos Jicoténcal [sic!], el viejo y el joven, simbolizan la libertad, la virtud, la razón; Teutila, la inocencia”.1 Así describe Enrique Anderson Imbert la función de los personajes de la novela “Xicotencatl”, que fue publicada en 1826 por un autor anónimo y es considerada la primera novela histórica hispanoamericana. Pero ¿qué sucede con la Malinche alias doña Marina, personaje de considerable importancia para la acción? Me parecece improbable que Anderson Imbert la haya olvidado y en cambio bastante claro que la función de esa mexicana no se pueda limitar a una palabra, sino por lo visto su papel es mucho más complejo y resulta interesante y necesario de investigar como está construido en la novela, sobre todo interactuando con de los otros personajes.

Para esto hace falta investigar dichas otras figuras: ¿Cómo están construidas y por qué el autor las construyó justamente de tal manera? Después de analizar los personajes de mayor importancia, es posible investigar el papel especial de doña Marina en la constelación de personajes y los rasgos que la distinguen de los demás.

Con objetivo de entender mejor la contrucción y el comportamiento de las figuras es imprescindible conocer primero el fondo histórico, que forma la base de la novela y los rasgos fundamentales de la época del autor, que es anterior al de la época narrada, y en caso de Xicotencatl la de la conquista de México. Pero como una novela no es una crónica parece interesante hacer resaltar la presentación de los acontecimientos pasados en el género de la novela histórica y especialmente en la novela Xicotencatl en comparación con la historiografía. Una pregunta muy fascinante, dado que después de un examen más detallado, resulta que dicho género no es tan rígido e inflexible como solemos pensar. La frase provocante: “la novela es una ficción y toda ficción es mentira”2 de José María Heredia, que se encuentra nuevamente en el ensayo de Anderson Imbert, nos va a ser hilo y dirigirnos en el intento de la investigar el grado de verdad de historiografías y novelas.

1 Hechos históricos en la novela histórica entre verdad y ficción

1.1 Hechos históricos en la ‚novela histórica‘

Según Enrique Anderson Imbert las novelas históricas típicamente cuentan hechos históricos occuridos en una época anterior a la del novelista3. Menton acepta este criterio de “una distancia temporal entre el autor y la historia narrada”4

Mientras de acuerdo con Fernando Alegría entre las acontecimientos contados se encuentran también “episodios casi desconocidos de las guerras entre españoles e indios”5 Anderson opina que dichos hechos históricos tendrían que tener cierta importancia significante en la historiografía para poderlos combinar de forma modificada o fiel a las crónicas con una acción ficticia. Sin embargo se puede constatar de que casi todas las novelas históricas elaboran temas políticos.6

A mi modo de ver, es más difícil modificar de manera creíble para el lector un acontecimiento muy conocido que uno menos conocido.

Con ello nos encontramos ya en la discusión de la pretensión de verdad del género. A lo largo de esto mucho se ha discutido su legitimidad y su valor a lo cual sobre todo se hizo muy frecuente el reproche de falsificación de la história.7

Me permito ir en contra: La novela histórica es un género (más o menos) ficticio que no quiere ser pura historiografía. Más bien conforme a Lukács „se [trata] de la curiosidad y excentricidad del ambiente descrito y no [de] la representación artísticamente fiel de un periodo histórico concreto.”8

Parece necesario intervenir en este punto como una causa importante del conflicto sobre el valor de la novela histórica es excatamente esta palabrita “histórica”. José María Heredia „planteó el problema de la incompatibilidad entre fantasía y verdad, entre la libertad en la invención novelística y la fidelidad en la reconstrucción histórica” por lo cual no reconoció el valor histórico de este género, llamándole “falso y malo9, pasando por alto de que se trata, como Anderson Imbert propone, de un cambio de la verdad histórica a una verdad estética”10

Por lo demás no debemos olvidar que la historiografía no es tan rígida como a veces uno supone. Apoyo la idea de Vicente Fidel Lopez, según la cual una acción humana es histórica si afecta el desvolvimiento colectivo. En este caso la conocemos intelectualmente y existe una documentación.11 Aún mejor me parece la propuesta de Linda Hutcheon que diferencia entre ‘hechos’ históricos accesibles que son una construcción de un historiador o definidos por un discurso y ‘acontecimientos’ acaecidos, que “realmente tuvieron lugar en algún momento pero no nos son accesibles.”12 Y son excactamente estos mismos historiadores que tienen mucha influencia en la decisión de cuales ‘acontecimientos’ se convertirán en ‘hechos’.

Como conclusión de esta pregunta resulta para Fidel López que “toda acción es historia”13, con lo que estoy de acuerdo. Por lo demás afirma que los hechos conocidos forman un ‘marco vacío’14 que tanto el novelista como nosotros podemos rellenar con ‘acontecimientos’ que se encuentran al lado de la vida histórica que conocemos y como por ejemplo la vida familiar.15 Y es por eso, que tantas novelas históricas tratan de la rutina colonial, de venganzas, intrigas de amor y de odio a veces incluso resucitan leyendas.16

Opina adicionalmente López que con la combinación de los ‘hechos’ y los ‘acontecimientos’ imaginados complementariamente y a base de los primeros, es posible sacar la “verdad completa” a la luz del día.17 A mi modo de ver, esta combinación crea una “verdad probable” y no ”completa”, pues a mi me molesta el término “verdad completa” que en la historiografía, sobre todo en la época de la conquista, era probablemente muy escasa. Como el hombre casi no puede evitar cierta subjetividad, las crónicas también están siempre influídas por ella.

Aparte de esto según López “la novela, con lo que se sabe y con lo que se imagina, salva el pasado”18 Esta idea me convience completamente porque es decir que el pasado sobrevive en nuestros pensamientos. Además la ficción, que rellena la base verdadera, da más valor al texto para un lector, que mucho menos se acordará de datos y números secos que de una “verdad probable” que le proporciona una impresión viva de una época pasada con lo que la mantiene viva en su memoria.

Finalmente López niega conflicto alguno entre los ‘hechos’ y “la atmósfera con que nuestra fantasía los envuelve.”19 A esta tesis me opongo con firmeza dado que ya hemos visto que hay una amplia discusión sobre este tema, así como la dificultad que tiene el novelista de poner esos dos conceptos en un equilibrio que aún está conforme con el género de la ‘novela histórica’.

¿Pero por qué se concentran los novelistas hispanoamericanos en acontecimientos pasados en sus obras? Siguiendo Grützmacher creo que, al parecer, tienen el deseo de reescribir la historia desde la perspectiva de los perdedores. Surge de este modo una nueva versión de la historia que quiere sustituir lo falso por lo verdadero, aspirando a formar la base de una identidad independiente para los hispanoamericanos.20 Esto “[exíge] una reflexión del escritor sobre el pasado”21, lo que finalmente le procura la posibilidad de la libre e individual interpretación de los hechos22 tanto como el completamiento de algunos huecos historiográficos con su imaginación.

1.2 Hechos históricos en Xicotencatl

En la novela Xicotencatl el hecho histórico contado es, como ya vimos, la conquista de México por Hernán Cortés y sus soldados. Aunque el texto contiene elementos ficticios como el personaje Teutila, se basa por gran partes en la cróncia de Antonio de Solís de 1684 que se considera como verídica, y que integra personajes históricos como Hernán Cortés, la Malinche alias doña Marina, los dos Xicotencatles y a Maxiscatzin, lo que le facilita al lector relacionar la novela con una cierta época del pasado.23 Los escenarios reales como Tlaxcala, Cholollan (hoy Cholula), Tetzcucu (hoy Texcoco), Cempoallan y Cozumel son otro ejemplo para las referencias a la crónica. Fiel a la historiografía es además la ascensión del conocido volcán Popocatépetl24 por el español Diego de Ordaz así como el acontecimiento político de la „matanza de Cholula“.25

Por otro lado, aunque la novela menciona la batalla de Otumba, en la que los españoles sufrieron daños graves, sorprendentemente no se menciona con ninguna palabra la Noche Triste, en la cual las tropas de Cortés “estuvieron a punto de perder la conquista de México-Tenochtitlán.”26 Seguimos con un ejemplo para la historiografía no solamente no mencionada sino modificada: El autor presenta una cierta reunión del senado tlaxcalteco en la que Maxiscatzin y sus secuadores interrumpieron el alegato del joven Xicotencatl para que fuera imposible “votar la respuesta a la embajada”.27 Por lo demás la muerte del emperador Cuitlahuac en la batalla contra los españoles no corresponde a los datos biográficos, según los cuales murió unos meses después de dicho enfrenamiento de viruela.28 Caso semejante presenta las horrorosas circunstancias de la muerte de Maxiscatzin para que tampoco se haya podido encontrar datos que prueben las descripciones del autor.29

En cambio las escenas claves de la muerte de Xicotencatl, cuya circunstancias no se han podido verificar al cien por cien hasta hoy y la conversación sobre las virtudes de Cortés y doña Marina después de la muerte de Teutila surgen claramente de la imaginación del autor. Estos ejemplos mencionados demuestran que Xicotencatl sigue bastante fiel la historiografía de Solís pero también contiene elementos que, correspondieno así al género, surgen de la imaginación del autor.

1.3 Intención del autor

Para poder interpretar lo que nos quiere decir el autor con Xicotencatl primero hay que conocer el fondo histórico. En la época del novelista dominaban en México las guerras. En el primer cuarto del siglo XIX se trataba de guerras civiles y a partir de 1810 de guerras de independencia30 que eran a la vez una guerra entre la monarquía y la república. En 1821 finalmente se proclamó una monarquía independiente31 y después de tres años políticamente muy turbelentos se promulgó en 1824 una constitución republicana.32

En la novela Xicotencatl no pocas veces la acción principal abre paso para discursos más o menos teorizantes y predicadores sobre la política, la religión, las virtudes así como la unión y la resolución como ideal de una nación terminando con el valor, que es, al parecer, lo más importante para el narrador y el autor: la justicia como “alma de la libertad”.33 Dichos discursos se exponen por los personajes o el narrador como por ejemplo al principio de cada libro de la novela.

Así el narrador presenta muchas teorías con respecto a la política que se refieren tanto a la acción contada en la novela como también a la sociedad de su época. Afirma que “el espíritu verdaderamente republicano jamás ha sido conquistador”34 y que hace falta “una reforma tan deseada como necesario en México para asegurar la paz.”35 Además critica “lo que suelen acostumbrar los que se llaman políticos”36 y subraya en el diálogo sobre las formas de Estado de Ordaz y Xicotencatl su opinión, expresada también por el tlaxcalteco, que apoya la república justificándola de este modo: “un rey puede llegar a ser un monstruo”.37 Xicotencatl anciano añade para equilibrar el valor de los conceptos otra vez ante el lector que todos los conceptos tienen sus ventajas y sus desventajas.38 Llama la atención que en la novela el modelo político que vence es la monarquía de los españoles, aunque se subraya sus grandes desventajas mientras que en la realidad, justamente dos años antes de la publicacón del texto, se aprobó la república.

Con relación a la religión el autor propaga su teoría del “destino manifiesto de México que se aproxima a la ideología liberal de cierta élite interlectual de América Latina a principios del siglo XIX que mantiene un hálito religioso”39 que apoya la “teoría del Estado confesional de Calvino. Esta teoría debería sustituir el cristianismo en la novela40 y establecer la relación íntima del individuo con Dios, el ‘Ordenador’ y ‘Ser Gobernador’ del mundo.41 En Xicotencatl personajes como Ordaz, el anciano Xicotencatl y Teutila expresan sus dudas de un Dios examinante y castigante católico, creyendo a la vez en este ‘Ser Ordenador’ que corresponde a la tesis y opinión del autor.42

Sin embargo parece que la doctrina más importante del autor es la de las virtudes, dado que explica que “lo primero es cumplir nuestros compromisos sin buscar pretextos para eludirlos”43 y añade que “la corrupción y los vicios son la muerte de los estados como las virtudes forman su vida y su vigor.”44 Afirma aparte de esto que “el verdadero valor y el verdadero patriotismo exigen el sacrificio de nuestras pasiones”45 lo que representa una de las virtudes principales del autor quien menciona eso varias veces a través de diferentes personajes.

[...]


1 Enrique Anderson Imbert: „Notas sobre la novela histórica en el siglo XIX“, en Enrique Anderson Imbert (Ed.): Estudios sobre escritores de America, Buenos Aires, Raigal 1954, 26-46, 28.

2 José María Heredia cit. en Enrique Anderson Imbert: op. cit., 33.

3 Anderson Imbert: op. cit., 26.

4 Menton cit. en Lukas Grützemacher: “Las trampas del concepto “la nueva novela histórica”

y de la retórica de la historia postoficial”, en: Ars poetica, 27 (1) (2006), 141-168, 145.

5 In der Bib suchen! „la novela romantica latinoamericana“ fernando alegría114

6 Concise encyclopedia of Latin American lit erature, Verity Smith (Ed.) London, Fitzroy Dearborn 2000, entrada “México”, 395.

7 Anderson Imbert: op. cit., 27.

8 Gyorgy Lukacs: La forma clásica de la novella histórica, 9.

9 Heredia cit. en Anderson Imbert: op. cit., 32sq.

10 Anderson Imbert: op. cit., 26,34

11 Vicente Fidel López cit. en Anderson Imbert: op. cit., 35

12 Hutcheon cit. en Lukasz Grützmacher: op. cit., 150.

13 Fidel Lopez cit. En Anderson Imbert: op. cit., 35.

14 Andersom Imbert: op. cit., 39

15 Aún sigo las propuestas de Vicente Fidel López en Anderson Imbert: op. cit., 35.

16 Fernando Alegría: „Aspectos fundamentales de la novela romántica latinoamericana”, en: María del Carmen Pérez (Ed.): Recopilación de textos sobre la novela romántica latinoamericana. Serie valoración multiple, La Habana, Casa de las Américas 1978, 61-128, 114.

17 López cit en Anderson Imbert: op. cit., 35.

18 Ibid.

19 López in Anderson Imbert: op. cit., 36.

20 Lukasz Grötzemacher: op. cit.,149.

21 Forero Quintero en Anónimo: Xicotencatl, Frankfurt am Main/Madrid/Mexico D.F., Vervuert/Iberoamericana/bonilla Artigas Editores 2012. 10.

22 Lukács: op. cit., 302.

23 Anderson Imbert: op. cit., 40.

24 Anónimo: op. cit., 184sq.

25 Ibid., 167.

26 Ibid., 195.

27 Ibid., 199.

28 Ibid., 203.

29 Ibid., 209.

30 Anderson Imbert: op cit., 39.

31 Walter L. Bernecker/Horst Pietschmann/Hans Werner: Eine kleine Geschichte Mexikos, Frankfurt am Main, Suhrkamp 2007, 124ssq.

32 Anónimo, op. cit., 148.

33 Ibid., 221.

34 Ibid., 119

35 Ibid., 172.

36 Ibid., 161.

37 Ibid.

38 Ibid., 145.

39 Forero Quintero en Anónimo: op cit., 12.

40 Ibid.

41 Ibid.

42 Anónimo: op. cit., 122, 137, 178.

43 Ibid., 150.

44 Ibid., 146.

45 Ibid., 131.

Detalles

Páginas
24
Año
2013
ISBN (Ebook)
9783668002302
Tamaño de fichero
528 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v302034
Instituto / Universidad
University of Mannheim
Calificación
1,7
Etiqueta
Xicotencatl Mexiko Mexico Teutila Malinche Marina Cortés

Autor

  • Susanne Becker (Autor)

Compartir

Anterior

Título: Hechos históricos  y construcción de personajes  en "Xicotencatl"