Cargando...

La presencia de anglicismos en la lengua alemana

Tesis (Bachelor) 2014 34 Páginas

Didáctica - Inglés - Pedagogía, Lingüística

Extracto

ÍNDICE

RESUMEN

1. Introducción

2. Historia y desarrollo del idioma alemán

3. Breve información de la historia y evolución de la lengua inglesa

4. Las peculiaridades del idioma inglés

5. Anglicismo en la lengua alemana

6. Explicación de la importancia de la lengua inglesa en Alemania

7. Explicación social para el desarrollo lingüístico

8. La actual influencia del inglés en comparación con otras lenguas que lo hicieron en el pasado

9. Una comparación con Francia

10. Conclusión

REFERENCIAS

RESUMEN

Cada idioma se desarrolla y cambia constantemente, y también cada lengua toma prestadas palabras de otros idiomas. El alemán no es ninguna excepción en este aspecto. Desarrollos, cambios y préstamos son importantes, para que el idioma en sí pueda responder adecuadamente en cualquier momento a los nuevos desafíos.

Los medios de comunicación tienen una influencia significativa en el habla cotidiana, especialmente en el idioma alemán y este trabajo se dedica a averiguar cuáles podrían ser las causas y apuntar posibles evoluciones de este fenómeno en el futuro, en el caso de que la fuerte implantación del inglés en la lengua Alemana continuara igual.

Palabras claves:

Anglicismos

Sociedad mediática

Desarrollo

Razones históricas

1. Introducción

Wir schlüpfen morgens easy in unseren Slip, unser T-shirt oder unseren Body, breakfasten bei McDonald’s, lunchen im nächsten Fast-food, holen uns Bier im Sixpack und zu unserer Verschönerung eine Moisture Cream im Body Shop, gehen zum Hair Stylist, informieren uns am Service Point, fahren mit unseren Kids im InterCity, sitzen am Computer, am Scanner oder am Laptop, betätigen uns als Online-Surfer, bezahlen für unsere Citycalls, RegioCalls oder GermanCalls - und die Jüngeren unter uns finden das meist cool und die Älteren meist nicht o.k[1]

Alrededor de un cuarto de las palabras del texto anterior son palabras prestadas del inglés, es decir, anglicismos y en su mayoría son palabras que fueron introducidas en el lenguaje alemán de forma reciente. Tal vez, esa circunstancia pueda dar una idea hacia donde se moverá el idioma alemán en el futuro y por qué ese tema podrá ser relevante.

La aparición de nuevas palabras es una característica de todas las lenguas modernas y también refleja en cierto modo nuestro tiempo. Este desarrollo está progresando rápidamente. Posiblemente, el cambio más notable del vocabulario alemán del habla cotidiana se ha visto en las últimas décadas de toda la historia lingüística[2]

El idioma alemán ha sido influenciado a lo largo de la historia por varios factores. Para empezar, el período romano (aproximadamente de 50 a. C. hasta 500 d. C.) se puede describir como la primera oleada latina. Durante el período de la cristianización (de 500 a 800) tuvo lugar el segundo impacto fuerte del latín. Entre los siglos XII y XX hubo épocas diferentes con influencia principalmente del francés y del latín.[3]

Estas fases son: el “Mittelhochdeutsch” (medio alto alemán), que se puede datar de la segunda mitad del siglo XI hasta aproximadamente los años 50 del siglo XIV. El lenguaje de la poesía cortesana se refina y gana importancia. La siguiente fase se denomina “Frühneuhochdeutsch” (alto alemán temprano). Este periodo abarcó unos tres cientos años, es decir, de 1.350 a 1.650. La introducción del papel abarató considerablemente la producción de libros, lo que hizo que más gente tuviera acceso a la literatura. Otra innovación importante fue la invención de la imprenta con letras de molde móviles a mediados del siglo XV por Johannes Gutenberg. El comienzo de la siguiente época se data a mediados del siglo XVII, y es la llamada “Neuhochdeutsch” (alto alemán moderno). Se forma la lengua literaria clásica y es considerada – sobre todo por las obras de Schiller y Goethe, cuya obra ya se consideraba propiedad nacional cuando aún estaban vivos – el modelo cultural de la lengua por excelencia. Hoy en día estamos hablando todavía una variación de ella.[4]

Finalmente, después de la Segunda Guerra Mundial, predomina el inglés americano.

A partir de los años 60 del siglo pasado empezó a aumentar el número de los anglicismos en la lengua alemana que en los años 90 obtuvo una posición muy sólida.

Las razones de este fenómeno se encuentran principalmente en el dominio económico, tecnológico, militar y cultural de los Estados Unidos, además en el área de la lengua anglosajona en sí. Este predominio es más notable en los medios de comunicación, en la tecnología y en la industria cinematográfica. Desde la Segunda Guerra Mundial, el inglés se ha convertido en la lengua franca del mundo,

La influencia angloamericana de hoy en día se está haciendo sentir en casi todos los campos de la vida de la República Federal de Alemania y es uno de los factores más importantes para el desarrollo de la lengua alemana después de la Segunda Guerra Mundial.

Es prácticamente imposible decir en cuántas palabras consiste el vocabulario de la lengua alemana. Sin embargo, se puede estimar que la lengua alemana comprende de aproximadamente 300.000 a 500.000 palabras. De las cuales, un estimado de 100 000 palabras son de origen extranjero. El vocabulario básico alemán incluye cerca de 2 800 palabras. De esa cantidad se puede calcular que un 6% son palabras extranjeras. La proporción de las palabras prestadas del inglés en comparación con el conjunto de todas las palabras que se usan actualmente hoy en día sólo asciende a un 4%, incluyendo en esta investigación las palabras extranjeras que se utiliza en el lenguaje publicitario de textos.[5]

El hecho de que las lenguas influyan entre sí, presupone que haya un contacto tanto cultural como lingüístico. Esta circunstancia puede ocurrir de maneras diferentes.

Las personas pueden entrar en contacto, por ejemplo, mediante el traslado de la población, los viajes, la política, y los medios de comunicación, que son la fuente principal de este fenómeno lingüístico y cultural en la actualidad, como la televisión, internet, el cine y el video. También se puede añadir la prensa escrita, que inició esta tendencia a un lenguaje que cada vez se cambia más finamente. Lo mencionado resulta en una homogeneización lingüística, mezcla de lenguas o dialectos y sub-variedades. En nuestro mundo tan moderno las palabras clave son rapidez y eficacia.

Todo debe ir de forma rápida y sin problemas, y los medios de comunicación intensifican esta tendencia cada vez más: la velocidad es su adicción. Así que, aceleran, y también diferencian los cambios lingüísticos, por lo que el momento del cambio de idioma empieza a superar el momento de la sucesión de las generaciones.

Quizás se pueda suponer que el lenguaje de los medios de comunicación también constituye la norma aplicable al uso del idioma y que, por lo tanto, los medios de comunicación podrían ser una buena fuente para la investigación lingüística. Como buen ejemplo de tiempos remotos, donde no existían medios de comunicación modernos, se puede nombrar la Biblia de Lutero, que ha contribuido a la normalización de alemán escrito.

El préstamo de palabras y su integración en diferentes lenguas es siempre un tema vivo y de actualidad. Como los medios de comunicación nos rodean constantemente y nos influyen en muchos sentidos, son una base importante para la investigación lingüística.

Según estudios estadísticos[6] una cuarta parte de los hablantes nativos del alemán sostienen que les preocupa mucho el actual desarrollo predominado por el inglés de su lengua natal y otro tercio de los encuestados lo considera sospechoso.

A estas expresiones de descontento con la creciente influencia de los anglicismos en la lengua alemana se unen muchos artículos de prensa, entrevistas, sitios web, etc.,

Ponderando los pros y los contras del uso de las palabras del origen anglosajón.

A menudo toman una posición en contra de los anglicismos, haciendo comentarios negativos y son vistos como una amenaza para la existencia continua del alemán en sí.

Hay cuestiones debatidas en todo el territorio federal, tales como: ¿se pueden interpretar las adquisiciones del inglés como un enriquecimiento o una descomposición del lenguaje?, ¿es una moda pasajera o una tendencia que no se puede evitar?, ¿ha de preocuparse tanto por el futuro de la lengua alemana pintando todo de color negro?

Estas discusiones, a veces llevadas de forma muy viva, también les afectan a los lingüistas, cuyo principal interés es el estudio de la lengua y sus tendencias de desarrollo.

Tal y como se podía esperar, la perspectiva lingüística se desvía considerablemente de la no-lingüística al contemplar el problema pormenorizadamente. En consecuencia hay conclusiones con diferencias abismales.

El objetivo principal de este trabajo es comparar el enfoque de lingüistas con los argumentos que se presentan en los textos de divulgación científica, artículos de prensa, comentarios y artículos de fondo, así como en las opiniones de internet sobre este tema.

Inevitablemente se citan también las razones que se utilizan en contra de los anglicismos y sus correspondientes contraargumentos.

Además se ocupará de las preguntas más frecuentes al respecto, que son los motivos y la posible justificación del aumento de las palabras inglesas, así como sus consecuencias para la existencia de la lengua alemana. El análisis se limita estrictamente a la República Federal de Alemania, como el uso de anglicismos no parece ser tan perceptible en Austria y Suiza.

Como base y punto de partida para ulteriores consideraciones, deberían servir las siguientes preguntas: ¿Qué significa la palabra anglicismos? ¿Cómo se puede explicar su propagación en el alemán actual? ¿En qué áreas de la sociedad alemana han prevalecido los más exitosos?

El término anglicismo (el término genérico empleado tanto para palabras procedentes de América del Norte como las de Gran Bretaña) se empezó a utilizar por parte de algunos lingüistas después de la segunda Guerra Mundial en relación con cualquiera de las realidades lingüísticas, adaptadas de variantes de los británicos y americanos, que se refiere a sonidos, palabras, frases y textos en conjunto[7].

Otros lingüistas dan una definición restringida de este fenómeno propuesto, que se limita exclusivamente a lo léxico. En este sentido, se entiende anglicismos como lexemas, que al menos en parte, consisten en material del idioma Inglés o/y se construye siguiendo el modelo del Inglés, por lo que su origen no es siempre evidente a primera vista En consecuencia, muchos lingüistas trazan una línea entre los así llamados Anglicismos evidentes y los latentes[8].

Entre los primeros - y también en la mente de la mayoría de los hablantes, la única forma del anglicismo – se encuentran en general los siguientes subgrupos:

De forma inmediata, es decir, adquisiciones directas (por ejemplo, “KID” (niño), “COOL” (guay), “FREAK“ (pasota, friki)).

Mezclas del Alemán-Inglés o Inglés-Alemán, a menudo referido en alemán como construcciones híbridas (por ejemplo, Reiseboom (auge de los viajes), Werbeslogan, (eslogan publicitario), BahnCard (tarjeta de ferrocarril))

Pseudo-anglicismos, es decir, palabras formadas partiendo de las condiciones del Inglés en sí, sin embargo, esas palabras, o bien no existen en Inglés o tienen un significado diferente (por ejemplo, Handy (teléfono móvil)).

Se ve cambios en la importancia de algunas expresiones. Por ejemplo la palabra alemana “realisieren” ya no es sólo “ darse cuenta “, sino también se acerca con mayor frecuencia al patrón inglés con su significado de “conciencia de ser“

Esta circunstancia no se percibe tanto en la opinión pública y luego se introducen paulatinamente en la lengua alemana. Esta causa se puede explicar con la discusión por los anglicismos más aparentes, que se lleva efusivamente.

La segunda de las preguntas anteriores se puede responder de la siguiente manera:

la fuerte influencia del angloamericano a otros idiomas, incluyendo el alemán,

se basa en las mismas causas, que es el predominio del poder mundial en los Estados Unidos. Lo cual se refleja en campos económicos, militares, políticos, técnicos y culturales. Cómo se ve claramente, aquí se trata de un complejo y largo proceso.

A continuación se menciona de forma breve los puntos más importantes y también las características (histórica, sociológica, psicolingüística y aspectos lingüísticos) de este fenómeno para los países de habla alemana.

A partir de 1945 se produjo un cambio en la recepción de palabras extranjeras y especialmente de los anglicismos. Se abandonó la postura del purismo lingüístico extremo, el del chovinismo del propio lenguaje, y se creó un espíritu abierto hacia la palabra extranjera y una cierta internacionalización del diccionario alemán.

Acontecimientos como la ocupación británica y americana, el famoso

puente aéreo, el movimiento estudiantil siguiendo el modelo americano y también el acercamiento en el ámbito político, económico, militar y cultural que se puede observar hoy en día entre Alemania y los Estados Unidos.

Una multitud de situaciones bilingües que hay en el campo profesional,

el Turismo, las organizaciones internacionales hasta la música del rock y pop que influye considerablemente a la juventud.

Se transmite programas de televisión en el idioma Inglés y la frecuencia de escuchar o tener lectura inglesa en el original es cada vez mayor, lo que hace que

hablantes nativos de alemán dominen , en consecuencia, significativamente

mejor el Inglés.

El progreso de Estados Unidos en las áreas antes mencionadas provoca

que muchos de los contenidos profesionales ya no puedan expresarse en alemán:

Lo que hace que se introduzca más palabras prestadas del inglés en la respectiva terminología técnica.

La naturaleza de la lengua inglesa, que posee, en comparación con otros idiomas,

una compacidad y simplicidad de las herramientas gramaticales, lo que finalmente ha contribuido a su condición como lengua franca.

Además, se acusa a menudo a los alemanes una falta de lealtad lingüística, poca o ninguna apreciación del idioma alemán en sí y, en general, un sentimiento de inferioridad en cuanto a la lengua materna.

Todo lo mencionado, en combinación con la admiración hacia todo lo que viene de los Estados Unidos, desemboca en un uso exagerado de palabras extranjeras y, sobre todo, de anglicismos.

De lo anterior, se puede observar que las llamadas "principales puertas de entrada para anglicismos", se notan, y en parte ya se notan considerablemente, en la vida económica y empresarial, el habla juvenil, la industria del entretenimiento, la tecnología y la política

A tal efecto, también se unen esferas sensibles de la vida a las influencias angloamericanas como, la moda, los deportes, la música, los cosméticos, el turismo, la tecnología de la comunicación y especialmente la publicidad, que se examinará más en detalle. Sin embargo, se supone que la influencia del inglés en el vocabulario alemán aumentará con la intensificación del contacto de las lenguas en los próximos años.

2. Historia y desarrollo del idioma alemán

El idioma alemán es uno de los lenguajes más importantes en cultura, ciencia y el mundo de la economía. Más de cien millones de europeos hablan alemán. No solo en Alemania, sino también en otros países de habla alemana como Austria, en muchas partes de Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, en Tirol, así como en regiones del norte de Italia y en el este de Bélgica. Es, además del ruso, el idioma nativo más hablado en toda Europa y pertenece a los diez idiomas más hablados a nivel mundial.

También se pueden añadir los millones de los germano parlantes que viven fuera de Europa o que han emigrado (por ejemplo los americanos en Pennsylvania/EE.UU que hablan Pennsylvaniadeutsch), de modo que hasta 120 millones de personas hablan alemán. Además, se debería incluir los menuitos (alrededor de un millón) en el norte de los Estados Unidos que todavía lo hablan.

Añadiendo a estos datos se puede decir que en los países eslavos (y también en Turquía) se aprende y habla más el alemán que el inglés como lengua extranjera[9]. Por tanto, cuesta comprender por qué el alemán no tiene más peso dentro de la Comunidad Europea como idioma oficial[10].

Alrededor del año 2.000 antes de Cristo se inició, con la reubicación del Mar Báltico occidental, la separación de las lenguas germánicas del indoeuropeo. Este fue un proceso de cambio lingüístico que incluyó el primer cambio de vocales, el cambio de acento la aparición de verbos débiles, y que terminó alrededor del año 500 antes de Cristo. Extensas migraciones llevaron a la fusión de varios grupos pequeños en grupos más grandes que facilitaron la supervivencia, las llamadas tribus germánicas. Esto se vio reflejado en un desarrollo del lenguaje diferenciado.

En el siglo V después de Cristo ya se habían formado grupos lingüísticos en las diferentes zonas de asentimiento. Estas zonas se puede localizar entre los ríos de .Oder, Vístula y Elba y los grupos lingüísticos se llamaban germano-occidental, germano-oriental y germano-septentrional. La raíz de la lengua alemana se basa en el germano-occidental, que también es el origen del holandés, inglés y frisón.

Hasta el final de la Edad Media y más allá, Alemania estaba dividida en cientos de dialectos diferentes. No existía un lenguaje razonable uniforme. En algunos casos, solo pasando de un pueblo en un valle a otro, ya era casi imposible un entendimiento mutuo. Aún más marcado que el idioma hablado, era el alemán escrito, es decir, el alemán administrativo. Aunque el aumento del comercio y la mercantilización de la vida diaria habían llevado a una cierta forma de escribir, en las ciudades bajo medieval se había formado una nueva clase social: la burguesía;

esta capa de comerciantes y artesanos dependía más y más de la lectura y la escritura para poder realizar sus operaciones diarias, y eso querían hacerlo en su lengua materna y no más en latín.

También aumentó el número de ciudades a pasos agigantados. En solo 300 anos, del 1.200 a 1.500, la cantidad incrementó de 250 a cerca de 3.000. Este desarrollo fue impulsado por la mejora de los métodos agrícolas, el desmonte de grandes extensiones de bosques, la incipiente industrialización, la colonización de los territorios al este de los ríos Elba y Saale y, desde luego, el fuerte crecimiento de la población.

La creciente importancia de la artesanía, del sistema monetario y de crédito, etc. exigió una contabilidad comercial y la redacción de correo comercial que todo el mundo pudiera usar. Esta circunstancia también promovió la necesidad de un lenguaje común.

El factor decisivo en el desarrollo del alemán escrito fue la traducción de la Biblia por Martín Lutero. Aunque no tenía ninguna ambición lingüística, el lenguaje era un medio para lograr que la palabra de Dios llegara a la gente que vivía entre el mar del norte y los Alpes. Para ello, buscaba palabras, formulaciones gramaticales y notaciones de mayor inteligibilidad y difusión posible.

En este punto, su traducción de la Biblia difiere significativamente de las traducciones bíblicas anteriores existentes. Dichas traducciones no podían imponerse por no haberse desprendido del latino y griego original y también por la traducción literal que hizo que sonara complicado

Lutero evitó este error y se fijó como hablaba el pueblo para adaptarse a su capacidad de comprensión. Por otra parte, no tradujo directamente en las lenguas y dialectos que oía, aunque habría sido mucho más fácil.

En lugar de ello, y aquí se puede ver su verdadera gran aportación para la lengua alemana, trató de crear una lengua nacional unificada. El quería una lengua alemana común para que se entendieran tanto los del sur como los del norte.

La gran importancia de Lutero, fue que logró que se desarrollase una lengua común de los muchos dialectos existentes de aquel entonces.

3. Breve información de la historia y evolución de la lengua inglesa

El inglés es considerado una lengua indoeuropea, entonces su origen está muy cerca a la lengua alemana. Su historia se remonta al siglo V cuando Inglaterra fue conquistada por varias tribus germánicas, incluyendo los anglos y los sajones. Durante esta época empezó a desarrollarse el idioma que conocemos hoy en día como inglés. El resultante anglosajón se habló hasta el siglo XI, que era muy similar al alemán de aquel entonces. También se derivó el nombre Inglaterra de la denominación anglos.

El primer gran cambio del inglés ocurrió después de la conquista por Guillermo el conquistador, tras la cual toda la nobleza inglesa fue sustituida por franceses. Casi de forma repentina, e igual que en el resto de Europa, la vida de los franceses en la corte sirvió de modelo y especialmente la lengua francesa como particularmente refinada. En pocas generaciones había nobles que, aunque habían nacidos en Inglaterra, no dominaban su verdadera lengua materna. Hay un refrán que lo dice bien claro: “French in the kitchen, english in the barn” (francés en la cocina e inglés en el patio). No obstante, hubo una mezcla paulatina de los dos idiomas que perduró hasta el siglo XVI y gran parte de la influencia francesa del inglés actual se debe a esa época.

El temprano inglés moderno, que se hablaba hasta el siglo XIX, estaba bajo la influencia de la imprenta y relacionado con la mejora de la comunicación, la normalización de la lengua, y también la alfabetización de la población. Al mismo tiempo se amplió el vocabulario en gran medida ya que las exigencias sobre la lengua en sí cambiaban con el aumento de conocimientos. Especialmente se prestaron palabras del latín y en parte también, mediante la desviación, de la lengua francesa. En este tiempo se desarrollaron sobre todo términos técnicos. El autor Shakespeare es considerado la persona de vocabulario más amplio y extenso de esta época. También hubo varios intentos para estandarizar y preservar la lengua como lo habían hecho los franceses con la “Académie Francaise” pero no se consiguió. El lenguaje no fue percibido como un ser vivo que se cambiaba constantemente.

4. Las peculiaridades del idioma inglés

Para poder examinar cómo se emplean las palabras inglesas en el idioma alemán, o sea, de qué manera se les cambia con el fin de que se adapten a la lengua alemana; y también para entender por qué es necesario que se modifique esas palabras, es imprescindible hacerse una idea general de las diferencias más significativas entre las dos lenguas implicadas.

Las diferencias entre el alemán y el inglés se pueden encontrar especialmente en la morfología, que varía considerablemente.

De manera contraria al alemán, en el inglés no se conjugan los verbos (aparte de la tercera persona singular y del verbo “to be” – en alemán: sein-) ni se declinan los adjetivos para ajustarlos a determinados sustantivos, debido a que el inglés solamente posee un artículo (the) y el alemán tiene tres (der, die, das). Además el inglés permite en muchos casos que se anteponga el prefijo “more” para establecer los grados.

Por lo tanto, no es necesario que se flexionen los adjetivos atributivos, independientemente de que el sustantivo sea singular, plural o que se trate de un sustantivo en masculino, femenino o neutro.

Un buen ejemplo en alemán es la palabra “schnell” (adjetivo rápido). En alemán, es necesario emplearla de tres formas diferentes para poder describir los sustantivos Auto (coche), Fahrt (viaje) y Zug (tren): ein schnelles Auto (un coche rápido), eine schnelle Fahrt (un viaje rápido) y ein schneller Zug (un tren rápido). En inglés, sin embargo, casi bastaría con una sola forma del adjetivo en los tres casos: a fast car, a fast ride, a fast train.

También es mucho más fácil la formación del comparativo en inglés que en alemán, debido a que se puede prescindir en gran medida del aumento en la flexión. Adjetivos como important (importante) y powerful (fuerte, poderoso) son aumentados anteponiendo la palabra “more” (más).

En los casos más complicados, el sufijo –er hace que un adjetivo tenga la función de un comparativo, como en los ejemplos: faster (más rápido), stronger (más fuerte) y cooler (más frío).

Si se aumentan los mismos adjetivos en alemán, necesitan ser cambiados no solo en sí mismos, (por ejemplo de stark a stärker: fuerte a más fuerte) sino también deben adaptarse al mismo tiempo al sustantivo que describen.

Lo mismo ocurre con los verbos. En el idioma inglés es generalmente suficiente, utilizar el infinitivo de un verbo, para que, tanto en las personas del singular como en las del plural, se realice la acción.

Como ejemplo sirve aquí el verbo reden (en español: hablar). En alemán, aunque se trate de un verbo regular, la conjugación resulta algo más difícil: Ich rede (yo hablo), du redest (tú hablas), er/sie/es redet (él, ella habla), wir reden (nosotros/as hablamos), ihr redet (vosotros/as habláis), sie reden (ellos, ellas, Usted, Ustedes hablan). Cuatro formas de inflexión diferentes de un verbo en el presente.

No hay que olvidar que en alemán también es necesaria la flexión de los verbos que están en imperfecto.

Cuando se considera el correspondiente verbo en inglés (to talk), se puede encontrar al lado del infinitivo sólo una forma flexiva, en la primera persona del singular: I talk, you talk, he/she talks, we talk, you talk, they talk. En el primer pasado (pretérito perfecto) todas formas son iguales: talked.

Teniendo en cuenta lo antes mencionado, el inglés difiere considerablemente de la lengua alemana. Entonces, ¿qué ocurre cuando se emplean palabras inglesas en el habla alemana? Otra pregunta que surge es; ¿cuáles son las reglas que determinan, si una palabra extranjera es considerada prestada o cómo será germanizada?

Una posible explicación es la siguiente:

Para ser capaces de moverse libremente en el ámbito de la lengua alemana, las palabras extranjeras deben [...] someterse a las reglas de formación de palabras alemanas (Zitat). A veces se traducen del inglés al alemán y en otras ocasiones se deja la palabra tal cual. Cuando se hace una cosa u otra se decide al azar (Zitat).

En referencia a la asimilación, también se toma la decisión por casualidad. Esto se puede demostrar fácilmente mediante varios grupos de palabras. A modo de ejemplo se puede transformar un sustantivo masculino en un femenino al añadirle el sufijo – in, como en la palabra “User” y “Userin”.

No obstante, en algunas ocasiones sería impensable que la palabra “Bodyguard” se convirtiera en “Bodyguardin”. Tampoco se puede ver ningún concepto acerca del tema de los plurales, es decir, que no existen reglas para determinar cómo deberían ser tratados. De “Notebook” se hace “Notebooks” en plural, pero de “der User” no se hace “die Users”, sino “die User”.

Otro ejemplo es la palabra “Modem” que aparentemente tampoco tiene una forma determinada de plural. Algunos dicen “Modems”, otros “Modeme”. Al fijarse más profundamente uno puede revelar más ambigüedades a la hora de adaptar los adjetivos ingleses al alemán. Para poder incorporarse a las reglas de la gramática alemana, es necesario que se establezcan los grados.

Sin embargo, algunos lo consiguen y otros no. Los adjetivos que terminan con una consonante parecen ser más fáciles de ser declinados, como por ejemplo, “cool” (guay): der coole Typ (el tío guay) o “der coolste” (el más guay). Aún así, los adjetivos que acaban en una vocal o con una “y” son difíciles de declinar y pasarlos al comparativo. ¿Ein easyes Leben” (una vida fácil)? o ¿easyeres? (más fácil). Es evidente que no hay reglas fijas y que los verbos son los más afectados en referencia a las diferencias en la morfología alemana e inglesa.

[...]


[1] Traducción al español: Nos deslizamos por la mañana fácilmente en nuestra ropa interior, nuestra camiseta o nuestro traje, desayunamos en McDonalds, almorzamos en un restaurante de comida rápida, nos traen la cerveza en la cajita de seis y para nuestro embellecimiento compramos una crema hidratante de una tienda de belleza, nos vamos a la peluquería, acudimos a la información, viajamos con nuestros hijos en el tren de alta velocidad, estamos sentados frente al ordenador, el escáner o el ordenador portátil, navegamos en el internet , pagamos nuestras llamadas locales, nacionales o internacionales, y los más jóvenes entre nosotros lo encuentran guay y a los ancianos por lo general no les gusta tanto.

[2] Dieter E. Zimmer ,,Deutsch und anders. Die Sprache im Modernisierungsfieber" 2006

[3] Astrid Stedje: Deutsche Sprache gestern und heute. Einführung in Sprachgeschichte und Sprachkunde 2007, pág. 71

[4] www.baer-linguistik.de/beitraege/sprachgeschichte.pdf

[5] www.duden.de/sites/default/files/downloads/Duden_Das_Fremdwort_Lesenswertes_und_Interessantes.pdf , página 23

[6] www.vds-ev.de/textbeitraege/732-text-anglomanie

[7] http://www.diva-portal.org/smash/get/diva2:199936/FULLTEXT01.pdf

[8] Compare: Carstensen, Broder: Evidente und latente Einflüsse des Englischen auf das Deutsche (1.978)

[9] www.deutsche-kultur-international.de/

[10] www.goethe.de/ges/spa/pan/spw/de3991754.htm

Detalles

Páginas
34
Año
2014
ISBN (Ebook)
9783656869283
ISBN (Libro)
9783656869290
Tamaño de fichero
566 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v286542
Instituto / Universidad
UNED Universidad Nacional de Educación a Distancia
Calificación
2,3
Etiqueta
Anglizismen in der deutschen Sprache
Anterior

Título: La presencia de anglicismos en la lengua alemana