Cargando...

¿Cómo fortalecer el valor patriotismo en el ajedrez estudiantil?

Actividades para fortalecer el valor patriotismo en el ajedrez estudiantil

de José Luís Oliva Quezada (Autor) MSc. Osmany Aguilera Almaguer (Editor) (Autor)

Tesis (Diplomatura) 2013 89 Páginas

Salud - Deporte - Historia del deporte

Extracto

Índice.

Pensamiento

Dedicatoria

Resumen

Abstract

INTRODUCCIÓN

Problema Científico

Objetivo

Preguntas Científicas

Tareas

Objeto de Estudio y Campo de Acción

Métodos

Muestra y Metodología

Posibles Resultados y Aporte

CAPITULO I - Fundamentos Teóricos
I.I. Esbozo histórico de la Educación en Valores en Cuba
I.II. La Educación en Valores. Conceptualizaciones necesarias
I.III. Potencialidades de la historia del deporte cubano
I.IVI. Diagnóstico
Conclusiones del Capítulo

CAPÍTULO II- ACTIVIDADES PARA FORTALECER EL VALOR PATRIOTISMO EN EL AJEDREZ PIONERIL
II.I- Actividades
II.II- Análisis de los
Conclusiones del Capítulo II

CONCLUSIONES

RECOMENDACIONES

BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

Pensamiento

“…La bandera no se vende, la patria no se vende, la lealtad al pueblo no se vende, y la mayor gloria de nuestros más grandes y admirados atletas es que son atletas que no se venden.”

Fidel Castro

Dedicatoria

A la Revolución por depositar en nuestras manos los materiales indispensables para engrandecernos más cada día.

A mis hijas por ser fuente de inspiración para elevarme culturalmente.

A mi hermano Héctor por su paciencia, apoyo y cariño incondicional.

A todos muchas gracias.

Resumen

La presente investigación aborda los problemas de la formación de valores y la educación valoral, tema de relevante actualidad, tanto en el campo del deporte como en la vida cotidiana. Partiendo del estudio de los más importantes aportes teóricos actuales a la problemática, del empleo de métodos teóricos, empíricos, el uso de encuestas y procedimientos estadísticos así como de la experiencia profesional del autor, se realiza un enfoque teórico y metodológico dirigido a contribuir a perfeccionar el proceso docente–educativo en una de sus direcciones más importantes: la de la formación ética de las nuevas generaciones del deporte cubano. En el primer capítulo se analizan los elementos teóricos en torno a los valores y la educación valoral, tomando como referente al valor Patriotismo. En el segundo capítulo se sintetizan las ideas de Fidel Castro sobre el valor objeto de estudio y la vida y acción de algunos de los grandes deportistas cubanos, sus hazañas y actitudes. El autor propone un conjunto de actividades para fortalecer este valor a partir de la rica historia del deporte cubano y se analizan los resultados obtenidos por la aplicación de la propuesta. Las generalizaciones teóricas y conclusiones prácticas, así como los materiales complementarios y anexos aportan un conjunto de propuestas pedagógicas que constituyen un útil instrumental teórico y metodológico para el trabajo con los valores en el deporte cubano actual y específicamente en el ajedrez de iniciación.

Abstract

Show it investigation, discuss the problems of formation of moral values and the education in moral values, theme of Orient present time, so much at the sports's field like in the quotidian life. Departting from the studio of more important theoretic present day contributions to the problems, of job of theoretic methods, empiricists, use of opinion polls and statistical procedures thus like of the author's vocational experience, a theoretic focus and methodologic are accomplished directed to contribute make the teaching educational process in an one belonging to his more important directions perfect: The one belonging to ethical formation of new generations of sports Cuban. In the first chapter they examine the theoretic elements about the moral values and the education in moral values, taking eat relating to the value Patriotism. In the second chapter Fidel Castro's ideas on the value synthesize object of study and the life and the large sportsmen's action of some themselves Cubans, his exploits and attitudes. The author proposes a group of activities to strengthen this value starting from the rich story of sports Cuban and they examine the aftermath obtained by the application of proposal. The theoretic generalizations and practical conclusions, as well as the complementary materials and adnexa contribute a group of pedagogic proposals that they constitute a useful theoretic instruments and methodologic for the work with the moral values in the sports present-day Cuban and specifically in the chess of initiation.

Introducción

.El ajedrez, una de las actividades más antiguas y carismáticas que existen, puede catalogarse como una joya del ingenio humano capaz de motivar por si misma su práctica y estudio de manera entusiasta y sistemática: basta naturalmente conocerlo.

Cuando se aprende a jugar el ajedrez, cuando nos adentramos en sus secretos como juego de opciones y de variantes, sin apenas percibirlo vamos modificando nuestra actitud para enfrentar los problemas que nos plantea la vida cotidiana, también nuestro enfoque de cómo solucionar aquellas situaciones complejas que demandan de un pensamiento flexible y creativo.

Son tantas las posibles jugadas en el ajedrez, son tan diversas las combinaciones que se producen en una posición entre sus componentes, que su conocimiento y práctica revela, desde su simplicidad, complejas interrelaciones que también se encuentran en el mundo en que vivimos, donde tanto en lo biológico, lo social, lo psicológico, lo filosófico y lo político a la vez que entre todos estos aspectos entre sí existe una interdependencia perenne.

Cuba se encuentra a la cabeza del tercer mundo en cuanto a deportes y el ajedrez no es ajeno a ello, en un mundo complejo donde el profesionalismo en el deporte es la moda, el sistema deportivo socialista de la isla ha tenido que enfrentar años muy duros de limitaciones económicas impuestas por el bloqueo norteamericano y la agudización de la crisis económica mundial, el reforzamiento de los valores ha sido una de las pocas vías para enfrentar los retos del movimiento deportivo nacional.

El profesionalismo surgió en la antigüedad, tiene su centro de atracción en el dinero, la apuesta, el ganar a toda costa, la utilización autorizada del dopaje, la discriminación racial y el contrato del hombre como una mercancía.

Muchos han tratado de destacar como absoluto que el profesionalismo exhibe el máximo nivel de maestría deportiva, pero si bien es cierto que en sus filas se obtienen resultados relevantes, es igualmente categórico que esto está dado por varias razones que no siempre se conocen suficientemente como son:

- Contratos de millonarios, los cuales se pierden cuando decaen los resultados.
- Los medios de comunicación, la Televisión, la publicidad y la comercialización, además de enriquecerse montan show alrededor del Deporte y los Atletas.
- Utilización de formas autorizadas e indiscriminadas del dopaje con daños para la salud y la vida del atleta.
- El dueño del club o el equipo se convierten en dueño del atleta, por lo que tiene potestad de venderlo o cambiarlo.
- Utilizan equipos y medios de entrenamiento de alta tecnología, las transnacionales los auspician para que dispongan de implementos, vestuarios y calzado altamente sofisticado porque en su inversión garantizan sus ganancias.
- El profesionalismo tiene entre sus fuentes la fuerza de talentos de otros países no permitiendo el desarrollo deportivo de las naciones menos desarrolladas.

Uno de los fenómenos adjuntos al desenfrenado auge del profesionalismo es el robo de talentos, Cuba ha sido probablemente el país más afectado en este sentido por lo que la máxima dirección del deporte cubano insta al fortalecimiento de los valores desde edades tempranas.

El deporte en la base constituye la principal cantera de donde surgen los grandes atletas del país por lo que la búsqueda constante de soluciones a los problemas con un mínimo de recursos disponibles es el día a día de los técnicos que laboran en las áreas deportivas. En el caso de la educación en valores el país a partir de su enorme tradición histórica se encuentra en óptimas condiciones de utilizar esta herramienta que es la historia para el desarrollo de investigaciones relacionadas con el valor patriotismo.

La constatación empírica en el Combinado Deportivo Antonio Maceo del municipio Cacocum arrojó problemáticas como la pobre organización de actividades dentro de la clase de entrenamiento deportivo para fortalecer el valor Patriotismo, el aprovechamiento de otros espacios, la vida de grandes deportistas cubanos de la historia, y los valores acumulados por los atletas del ayer recogidos en la hermosa Historia del Deporte Cubano, es insuficiente y los ajedrecistas pioneriles del Combinado no actúan del todo según el modo establecido para el valor patriotismo.

Lo expuesto condujo al siguiente problema científico: ¿Cómo fortalecer el valor patriotismo en el ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo mediante la Historia del Deporte Cubano?

Para resolver el problema planteado se formuló como objetivo de la investigación: Elaborar actividades que permitan el fortalecimiento del valor patriotismo en los atletas del ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo.

Para dar cumplimiento al objetivo, se formularon las siguientes preguntas científicas:

1. ¿Cuáles son los fundamentos teóricos que sustentan el fortalecimiento de los valores en la actualidad?
2. ¿Cuál es el estado actual en que se encuentra el valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo?
3. ¿Cómo elaborar un conjunto de actividades que fortalezcan el valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo a través de la Historia del Deporte Cubano?
4. ¿Qué criterios justifican la validez de la propuesta de actividades para fortalecer el valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo a través de la Historia del Deporte Cubano?

Como Tareas de investigación se plantearon las siguientes:

1. Analizar los presupuestos teóricos existentes sobre la educación en valores en las edades pioneriles.
2. Diagnosticar el estado actual en que se encuentra el valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo del municipio de Cacocum.
3. Elaborar un conjunto de actividades que permitan fortalecer el valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo del municipio de Cacocum.
4. Analizar los resultados obtenidos con la aplicación de la propuesta de actividades para justificar la validez de la propuesta.

El objeto de estudio del trabajo es el proceso de reforzamiento de valores en los ajedrecistas pioneriles y su campo de acción se limita a las potencialidades de la historia del deporte en el reforzamiento del valor patriotismo de los ajedrecistas en estas edades.

Los métodos del nivel teórico utilizados en la investigación fueron:

Histórico lógico. Se utilizó para el estudio en cuanto a la antecedencia y actualidad de la educación en valores en el contexto de la enseñanza primaria y diagnosticar los antecedentes relacionados con las acciones desarrolladas por los profesores de ajedrez del Combinado Deportivo Antonio Maceo que atienden la categoría 7-9 años.

Hipotético deductivo. Este método permitió plantear las preguntas científicas en plena concordancia con el problema científico y el objetivo, la deducción hipotética contribuyó a fundamentar a través de la propuesta de actividades teniendo como soporte teórico la Historia del Deporte Cubano.

Análisis y Síntesis. Con este método se logra la interpretación de los instrumentos y métodos aplicados particularizando la metodología que forma parte de las actividades educativas, estableciendo los nexos de los componentes según las características de la muestra relacionada y las principales deficiencias, además permite trabajar con las categorías de lo general a lo particular y teniendo especial significación en el análisis e interpretación de la bibliografía consultada relacionada con la temática que se investiga.

Análisis y crítica de fuentes. Con la utilización de este procedimiento se revisaron, analizaron e interpretaron diferentes bibliografías y en especial documentos rectores, los cuales rigen el funcionamiento de educación en valores en el sistema educativo cubano.

Se utilizaron métodos y técnicas del nivel empírico como:

Encuesta. Se realizó con el objetivo de diagnosticar las principales acciones realizadas por los profesores de ajedrez para la educación del valor patriotismo en los estudiantes de la categoría 7-9 años.

Observación participativa. Para obtener información acerca del estado de la educación del valor patriotismo en el equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo.

Pre-experimento: Con el fin de validar la propuesta de actividades, se realizó un diagnóstico inicial para determinar las principales problemáticas existentes, se aplicó la propuesta y al término de la etapa de aplicación se realizó una segunda medición para establecer el impacto de las actividades en el grupo. Durante el proceso investigativo se evitaron cualquier tipo de transformaciones en el proceso de enseñanza para lograr un buen control de variables ajenas que pudieran afectar la confiabilidad de los datos.

Y matemáticos como el Cálculo Porcentual; Para el procesamiento de la información y medir la confiabilidad y validez de los instrumentos aplicados.

Muestra y metodología:

La población objeto de estudio estuvo constituida por un total de 12 atletas del equipo de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo Antonio Maceo de los que se escogió una muestra de forma aleatoria de 8 niños para un 66.7% tienen un promedio de edad de 8.25 años. Este grupo fue observado durante una semana (Primera de Septiembre del 2011) con el fin de conocer acerca del estado del valor patriotismo, durante la primera etapa del curso (15 de Septiembre del 2011-15 de Diciembre del 2011) se les aplicó la propuesta, al término de esa etapa fueron observados los resultados obtenidos.

Posibles resultados y aporte:

El aporte son actividades para favorecer el fortalecimiento del valor patriotismo en ajedrecistas de 7-9 años la cual tiene en su base un conjunto de actividades participativas descritas metodológicamente. Se espera que la propuesta tenga buena acogida por parte de atletas y profesores lo que sin dudas contribuirá a una educación del valor patriotismo más sólida, sustentado sobre bases científicas y darle solución a una de las problemáticas reflejadas en el banco de problemas del Combinado Deportivo Antonio Maceo.

Capítulo I- FUNDAMENTOS TEÓRICOS

En este capítulo se realiza un bosquejo histórico sobre el tema de la educación en valores en Cuba, se abordan algunos conceptos necesarios de diferentes autores, se analizan las potencialidades de la historia del deporte cubano para el desarrollo del tema y se exponen los resultados obtenidos en el diagnóstico inicial.

I.I - Esbozo histórico de la Educación en Valores en Cuba.

La problemática de la educación en valores preocupa y ocupa a políticos, especialistas y pedagogos en varias regiones de América Latina, Cuba a lo largo de su historia goza de una gran tradición en este campo.

En Cuba existe una valiosa tradición pedagógica, que mediante un proceso de sistematización puede llevar a una concepción científica autóctona de cómo educar en valores en las condiciones actuales de esta sociedad sin obviar lo más avanzado de las ideas pedagógicas universales, así se tiene que la educación en valores no es sólo un fenómeno actual, ya que desde finales del siglo XVIII e inicios del XIX, en centros privados cubanos, así como en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, la enseñanza se centró en “enseñar a pensar”, lo cual significaba un evidente progreso en comparación con el método memorístico imperante. Este proceso se anticipa con José Agustín Caballero, pero alcanzó su gran expresión con Félix Varela (1788-1853), quien señalaba: “…el hombre será menos vicioso cuando sea menos ignorante. Se hará más rectamente apasionado cuando se haga más exacto pensador”. Citado por J. A. Chávez (2000; 9)[1].

En estas palabras se aprecia cómo pensaba el presbítero, considerando cómo se llegaba a los valores a través del razonamiento lógico, de ahí que desde los primeros años “enseñar a pensar se convierte en la esencia de su educación”. “Dentro de los valores que había que desarrollar (para ese entonces) estaban la preocupación, la gratitud, la benevolencia, la beneficencia, la conmiseración, la prudencia, la alegría, la justicia, la fortaleza, así como las que había que combatir eran la ira, la desesperación, la venganza, la tristeza, la inquietud y la ingenuidad.” J. A. Chávez (2000; 9)[2].

Las propias condiciones de la época fueron madurando sus ideales y pensamientos, dándose cuenta de la necesidad de profundizar en la formación moral de la juventud, por ello perfiló mejor su sistema educativo-instructivo, para lo cual escribió “Cartas a Elpidio” (1835-1836), contra las trabas más profundas que se oponían a un cambio en la moral, constituyó así, ésta, una obra educativa no convencional dirigida a la juventud cubana.

“La experiencia pedagógica de Félix Varela, su indiscutible estirpe de formador lo llevan a defender presupuestos educativos que hoy constituyen verdades probadas.” J. A. Chávez (2000; 10)[3].

Estos elementos indican cómo en el proceso de enseñanza cubano se fue cristalizando un ideal educativo integral centrado en los valores, donde la labor educativa de José de la Luz y Caballero (1800-1862) resulta la expresión más alta en la primera mitad del siglo XIX. “Luz y Caballero dio gran peso a la labor educativa en la escuela. Enfatizó la necesidad de desarrollar cualidades positivas en la personalidad, tanto a través del proceso de instrucción como mediante otras actividades que la escuela programe.” J. A. Chávez (2001; 11)[4].

Ello evidencia la importancia dada por él no sólo a las actividades docentes sino también a las extradocentes; enfatizó el papel del ejemplo en la formación de las nuevas generaciones, así como en la formación de valores patrios. De esta forma la primera mitad del siglo XIX concluye con una teoría educativa avanzada, centrada en la formación de valores. Para 1868 se inicia la lucha por la independencia de Cuba, y en ella se ponen de manifiesto los innumerables valores formados. Así, a lo largo de toda la contienda, se tienen ejemplos imborrables de abnegación, valentía, amor a la Patria, intransigencia revolucionaria, valor que se ha venido gestando a lo largo de la historia de este país. En los finales del siglo XIX aparecen dos corrientes que se oponían al ideario educativo hispano-escolástico.

El positivismo cientificista de Enrique José Varona (1849-1933) y el ideal educativo humanista de José Martí (1853-1895). Varona concedió a la formación de valores ciudadanos un espacio mayor que el que tradicionalmente le confiere el positivismo. Éste “…se preocupó por la formación integral y plena del alumno”, al considerar que la enseñanza debía contribuir a la “formación de los hábitos morales, al desarrollo mejor del cuerpo humano y al desenvolvimiento de la inteligencia y a la expresión adecuada y racional de los sentimientos y emociones en cada niño, dándole a la parte moral la preferencia.” J. A. Chávez (2000; 11)[5]. Varona concibió el acto educativo esencialmente formativo y el maestro como guía que debe educar con la palabra, con la pluma y con la acción.

I.II- La Educación en Valores. Conceptualizaciones necesarias.

Análisis Filosófico del término valor.

La génesis del valor humano se desprende del vocablo latín aestimable que le da significación etimológica al término sin significación filosófica. Pero con el proceso de generalización del pensamiento humano, que tiene lugar en los principales países de Europa, adquiere su interpretación filosófica. Aunque es solo en el siglo XX cuando comienza a utilizarse el término axiología (del griego axia, valor y logos, estudio).

En los tiempos antiguos los problemas axiológicos interesaron a los filósofos, por ejemplo: desde Sócrates eran objetos de análisis conceptos tales como la belleza, el bien, el mal.

Los estoicos se preocuparon por explicarse la existencia y contenido de los valores, a partir de las preferencias en la esfera ética y en estrecha relación, por tanto, con las selecciones morales, hablaban de valores como dignidad, virtud.

Los valores fueron del interés además de representantes de la filosofía como Platón citado por Fabelo Corzo, José Ramón (1996) citado por Gelavert Jardines, Yuliet (2004) para el cual valor "es lo que da la verdad a los objetos cognoscibles, la luz y belleza a las cosas, etc., en una palabra es la fuente de todo ser en el hombre y fuera de él"[6]

A su vez Aristóteles abordó en su obra el tema de la moral y las concepciones del valor que tienen los bienes.

En el Modernismo resurge la concepción subjetiva de los valores, retomando algunas tesis aristotélicas. Hobbes citado por Gelavert Jardines, Yuliet (2004) en esta etapa expresó: "lo que de algún modo es objeto de apetito o deseo humano es lo que se llama bueno. Y el objeto de su odio y aversión, malo; y de su desprecio, lo vil y lo indigno. Pero estas palabras de bueno, malo y despreciable siempre se usan en relación con la persona que los utiliza. No son siempre una regla de bien, si no tomada de la naturaleza de los objetos mismos"[7]

Hasta este momento de la historia de los valores y luego en la axiología burguesa, que se analizará seguidamente, se expresa el significado externo de los objetos para el hombre, se hace un análisis idealista subjetivo, y desde este punto de vista los valores se fetichizan o se reducen a propiedades naturales.

En la segunda mitad del siglo XIX, con la agudización de las contradicciones propias de la sociedad capitalista, es cuando el estudio de los valores ocupó un lugar propio e independiente en la filosofía burguesa convirtiéndose en una de sus partes integrantes.

Los filósofos burgueses aumentaron su interés por los problemas axiológicos. Lo cual estuvo dado por las condiciones concretas de esa nueva sociedad, que conducían a sus ideólogos a justificar el ficticio sistema de valores de la burguesía. Así se aprecia que la necesidad del estudio de los valores ha existido siempre a través de las diferentes etapas históricas, aunque respondiendo a los intereses de clases y a las condiciones concretas existentes.

Max Scheler fue el filósofo burgués que más abordó el tema en esta etapa. Para él los valores son cualidades de orden especial que descansan en sí mismos y se justifican por su contenido. El sentimiento de valor es una capacidad que tiene el hombre para captar los valores. Para Scheler citado por la propia autora "el hombre es hombre porque tiene sentimiento de valor"[8].

En igual marco histórico se desarrollaron los clásicos del marxismo, pero no se detuvieron en el análisis de los valores, no los analizaron de forma independiente, aunque sí crearon las bases para una solución científica de este problema. Entre algunas de ellas se encuentran: un profundo análisis crítico de todo el sistema de valores de la sociedad capitalista, que sirve de fundamento para el reconocimiento de los verdaderos valores de la humanidad. El estudio del papel del factor subjetivo para el desarrollo social, esta es la base para comprender el significado de la valoración. En la teoría marxista del capital se

analizan los valores económicos. La doctrina leninista acerca de la coincidencia de los valores subjetivos de clase del proletariado con las necesidades objetivas del desarrollo social. También los postulados acerca de la posibilidad de diferentes valoraciones de determinados fenómenos en dependencia de la pertenencia de clase del sujeto valorante. Estos señalamientos y postulados constituyen una guía o fundamento metodológico para la teoría marxista general de los valores.

La formación de valores en la sociedad cubana.

La formación de valores constituye un objetivo esencial en la Educación Cubana, a ella se dedica atención especial en los diferentes niveles de enseñanza a través de la concepción e instrumentación de proyectos educativos en los que el profesor ocupa un papel rector en el sistema de influencias que propician la educación de valores en los estudiantes.

La formación de valores constituye un problema pedagógico complejo solamente comprensible a partir de un análisis psicológico de la naturaleza del valor en su función reguladora de la actuación humana.

En su conceptualización psicológica, el valor debe ser analizado teniendo en cuenta su compleja naturaleza objetiva-subjetiva. Gonzáles Maura (2002)[9].

El valor en tanto significación atribuida a aquellos hechos, fenómenos y situaciones que propician el desarrollo social, es al mismo tiempo objetivo y subjetivo ¿Quién atribuye significado? El ser humano. Por tanto el valor como significado atribuido tiene una naturaleza subjetiva toda vez que existe individualmente en los seres humanos capaces de valorar; pero al mismo tiempo tiene una naturaleza objetiva en tanto constituye parte de la realidad social e histórica en la que se desarrolla el ser humano.

En este sentido los valores tienen además de una existencia individual, una existencia supraindividual, toda vez que forman parte de la realidad social como relación de significados entre los hechos de la vida social y las necesidades de la sociedad, e histórica como sistema de valores oficialmente instituidos en una sociedad concreta.

Tanto los valores más trascendentes para una sociedad como la igualdad, la justicia, la solidaridad, como los valores más específicos, por ejemplo, en el orden profesional, el amor a la profesión, la responsabilidad, son reflejados por cada persona de manera diferente en función de su historia individual, de sus intereses, capacidades; quiere decir que no siempre los valores jerarquizados oficialmente por una sociedad como los más importantes (existencia objetiva del valor) son asumidos de igual manera por los miembros de la sociedad (existencia subjetiva del valor). Esto ocurre porque la formación de valores en lo individual no es lineal y mecánica sino que pasa por un complejo proceso de elaboración personal en virtud del cual los seres humanos, en interacción con el medio histórico-social en el que se desarrollan, construyen sus propios valores.

Por esa complejidad debemos partir de la definición filosófica de valor:

Fabelo Corzo, parte su estudio del concepto de valoración como reflejo subjetivo en la conciencia del hombre, de la significación que para él poseen los objetos y fenómenos de la realidad. El valor, por su parte, debe ser entendido como la significación socialmente positiva de estos mismos objetos y fenómenos. Fabelo (1989)[10]

Esta definición de valoración y valor supera la tendencia predominante en la filosofía marxista de dividir los valores en valores de las cosas (valores objetivos) y valores de la conciencia (valores subjetivos): Drobnistskii, Tugarinov, Rodríguez, que en fin de cuentas, conduce a una contradicción al separar dos polos de una relación que se interaccionan armónicamente en la práctica histórico social. Para salvar este dilema, Rodríguez Ugidós afirma que ambos valores no son más que dos polos de la relación valorativa del hombre con el mundo. Y afirma: “Esto quiere decir que en su esencia ambas formas de manifestación del valor poseen simultáneamente un carácter objetivo–subjetivo o subjetivo–objetivo” Rodríguez (1985)[11].

En el concepto valoración queda resuelto el problema, pues abarca tanto la significación positiva como la negativa, los valores, como los antivalores. En otra obra posterior, el filósofo cubano Fabelo añade que cualquier valor cobra sentido solo en relación con el hombre, su vida, su salud, su educación, su bienestar, así como la satisfacción de sus necesidades materiales y espirituales. Los valores tienen un carácter positivo; no pueden existir valores negativos de la misma forma en que no pueden existir fenómenos que al

mismo tiempo sean positivos y negativos en una misma relación. En la investigación se asume el concepto de valor expuesto en el Programa Director Nacional de Reforzamiento de los Valores: “Los valores son determinaciones espirituales que designan la significación positiva de las cosas, hechos, fenómenos, relaciones, sujetos, para un individuo, un grupo o clase social, o la sociedad en su conjunto”[12].

El Valor Patriotismo.

Según el Programa Director Nacional Patriotismo e s lealtad a la historia, a la patria, a la Revolución socialista y la disposición plena de defender sus principios para Cuba y para el mundo. Definición que se asume en la investigación.

Muchos autores han desarrollado investigaciones sobre este valor, ejemplo de ello es Wanda Lázara Domínguez Rodríguez (2003) quien en su tesis en opción al Título de Doctor en Ciencias Pedagógica expresó; “Los niños de hoy serán los continuadores de la obra revolucionaria, los que asegurarán el mantenimiento de la independencia e identidad, y por eso, estimular al máximo la formación de valores, en particular el patriotismo, constituye un problema de primer orden para la sociedad y la escuela cubanas. En tal sentido la escuela primaria tiene como objetivo: contribuir a la formaci ón integral de la personalidad del escolar y fomentar desde los primeros grados la interior izaci ón de conocimientos, formas de pensar y comportamientos, acorde con el sistema

de val ores de la Revolución socialista cubana; con énfasis en la formación de un niño patriota, revolucionario, antimperialista, solidario y laborioso. MINED (1999)”[13]. La propia autora prosigue “El valor patriotismo se comienza a formar desde el hogar y el círculo infantil, pero es la escuela el lugar por excelencia para realizar el trabajo patriótico con nuestros niños. Ella debe ser capaz de involucrar a la familia y a la comunidad.”[14] El movimiento deportivo cubano asume este valor como uno de los principales y se orienta comenzar su desarrollo desde las edades de iniciación en la actividad física.

El valor patriotismo cobra especial significación para el proceso pedagógico de la escuela primaria. Según Molina (1998), el patriotismo es “el valor supremo de un proyecto social, pues la comprensión de ese sentimiento lleva al hombre a ser más digno.” Para Bonet (1999) “educar ciudadanos patriotas significa ante todo, preparar a nuestros niños desde las edades más tempranas para amar a su patria, a sus héroes, símbolos, tradiciones patrióticas y culturales, al trabajo creador; impregnar en ellos el orgullo de ser cubanos, al arraigo a su suelo natal, los sentimientos de identidad nacional, así como la dignidad, la solidaridad y la intransigencia revolucionaria.

En resumen al patriota se le educa desde que se inicia en la vida social y se explotan todas las variantes que presenta en sistema educacional cubano y el deporte como parte de este no puede ser la excepción.

Indicadores del valor patriotismo.

Uno de los problemas más recurrentes en el trabajo de los valores es la dificultad para medirlos, para tener una idea exacta de cómo se manifiestan en la persona. Algunos autores específicamente en el campo de la pedagogía han expuesto criterios a partir de investigaciones realizadas en ese campo y que por las similitudes con la enseñanza deportiva del ajedrez en la base se considera pueden ser utilizadas en la investigación:

Turner y otros (1994)[15] definen los componentes fundamentales de la educación patriótica, con el propósito de viabilizar su materialización en la escuela cubana. Estos componentes son:

- Los sentimientos de cubanía.
- El amor al trabajo.
- El cuidado a todo lo que nos rodea.
- El conocimiento y la disposición de cumplir con los deberes y derechos sociales.
- El optimismo ante el futuro de la patria.
- La solidaridad y el internacionalismo como expresión más alta de amor a la patria.

Estos autores aportan también los rasgos principales contenidos en cada componente, de forma general y aplicable a cualquier nivel de enseñanza, aunque brindan algunos ejemplos de cómo identificarlos en los escolares primarios.

Bonet (1999)[16] hace un análisis de las principales formas y métodos del trabajo para la educación patriótica en la escuela primaria cubana, el papel del proceso pedagógico, de la familia, la comunidad y las organizaciones pioneriles. Le adjudica a la relación afectiva, cognitiva y conductual particular importancia, al respecto plantea:”Para que estos métodos resulten realmente efectivos – se refiere a los métodos para la formación patriótica - deben ser capaces de penetrar en la esfera emocional de los alumnos. Las investigaciones demuestran que los conocimientos se convierten en guía para la acción si están acompañados de vivencias y pasan a través de los sentimientos de los escolares.”Bonet, (1999)[17]

Por su parte Batista (2001)[18] hace un análisis de los valores que se trabajan en la Educación Superior y propone tres dimensiones: afectiva, cognitiva y conductual y los correspondientes indicadores para la evaluación y autoevaluación de cada uno de los valores en esa enseñanza.

Para la Enseñanza Primaria, el Ministerio de Educación (2000)[19] ha establecido dentro de los objetivos formativos, desde el punto de vista ideológico – político, que el escolar al egresar del sexto grado (segundo ciclo) debe amar a la patria, a sus símbolos, tener interés en conocer su naturaleza, amar a la Revolución, y manifestar el deseo de defenderla en cualquier circunstancia, conocer y respetar a los hombres que la dirigen, sus defensores y sus héroes.

La Cátedra Mujer y Familia en su “Programa de reforzamiento de los valores en la sociedad cubana.” plantea los siguientes modos de actuación asociados al valor patriotismo:

- Tener disposición a asumir las prioridades de la Revolución, al precio de cualquier sacrificio.
- Ser un fiel defensor de la obra de la Revolución socialista en cualquier parte del mundo.
- Actuar siempre en correspondencia con las raíces históricas, enalteciendo sus mejores tradiciones revolucionarias: el independentismo, el antiimperialismo y el internacionalismo, en el espíritu de la Protesta de Baraguá.[20]
- Poseer sentido de independencia nacional y de orgullo de su identidad.
- Autocontrolar las manifestaciones de agresividad que pueden darse hacia otras personas, afectando su integridad física y moral.
- Ser altruistas y desprendidos con absoluto desinterés.

Estos modos de actuación, son acogidos por el Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER) y evidencian en clara medida cuando un individuo posee este valor afectado según observaciones de su andar cotidiano, por lo que en la investigación fueron utilizados como indicadores para medir el valor Patriotismo.

I.III- Potencialidades de la historia del deporte cubano para el reforzamiento del valor patriotismo.

Muchos casos de hombres y mujeres, hechos históricos relacionados con el deporte cubano han sido ejemplo de patriotismo a lo largo de la historia. En el Combinado Deportivo Antonio Maceo del Municipio de Cacocum existe cierta tradición en el trabajo educativo a partir de la historia del deporte local y nacional, Torres Aballe, Felix A. (2011) planteó; “El Softbol asumió al iniciar el curso 2010- 2011 y por la estrategia establecida por la Cátedra Martiana el trabajo en el mes de Septiembre del valor Patriotismo, este se desarrolló a partir de hechos y personalidades de la Historia del Deporte Cubano, al ir transcurriendo el curso se constató que esta vía tenía potencialidades para el trabajo de este y otros valores que conforman el programa. Así sucesivamente se desarrolló dentro de cada clase el trabajo con los valores presentando imágenes, fotos, leyendo recortes de periódicos donde aparecían pasajes de la gran historia de nuestro deporte.”[21] En ese mismo trabajo el autor prosigue; “Fueron utilizadas pequeñas biografías de deportistas y funcionarios del deporte que en su trayectoria asumieron posiciones dignas ante agresiones enemigas en los escenarios competitivos, como Teofilo Estivenson, Félix Savón, María Caridad Colón, Antonio Pacheco, Omar Linares, José Llanusa Govel, Iván Pedroso, Javier Sotomayor, Ana Fidelia Quirot, Yipsi Moreno, Osleidis Menéndez, Frederic Cepeda, Félix Carvajal y otros en el trabajo de valores como el Patriotismo.”[22]

Sin dudas la rica tradición deportiva del pueblo cubano constituye por si sola una gran oportunidad para reforzar valores no solo por la cantidad de deportistas nobles que fueron ejemplo en todos los escenarios competitivos sino por los principales hechos que evidenciaron que el deporte en Cuba no es una vía para alcanzar beneficios materiales y en ese orden el propio autor sostuvo; “También se utilizaron pasajes de la Historia del Deporte Revolucionario como: Los juegos Centrocaribe San Juan 66, Los sucesos de Sabina Park, Quisquella, El tope de confrontación contra los Orioles de Baltimore, el Torneo de Béisbol de los Juegos Panamericanos de Winnipeg 99, El primer Clásico Mundial de Béisbol y otros.”[23] Este trabajo no es el único referente mas si una muestra inequívoca de lo que se puede hacer en cuanto al reforzamiento de los valores a través de la historia del deporte Cubano.

I. IV- Diagnóstico.

En esta etapa investigativa se utilizaron técnicas como la encuesta y la observación, la primera se le realizó a un total de ocho profesores con el fin de conocer en qué momentos y cuáles son algunas de las iniciativas que utilizan los profesores para reforzar el valor patriotismo. La observación utilizada fue de campo, estructurada y participativa, con el objetivo de conocer el estado del valor patriotismo en los atletas de ajedrez categoría 7-9 años del Combinado Deportivo.

Resultados de la Encuesta a profesores.

En la pregunta uno se constató que en la parte donde más se trabaja el valor patriotismo es en la parte inicial de la clase (siete profesores para un 87.5%) mientras que uno planteó que en la parte final para un 12.5%. En la pregunta dos destinada a conocer si se emplean otros espacios por los profesores para la educación del valor patriotismo el 100% de los encuestados (ocho) sostuvieron que no se utiliza ninguno. La tercera pregunta arrojó que no se aprovecha la historia del deporte cubano para la educación del valor patriotismo puesto que el 100% de los encuestados lo manifestó así.

Resultados de la Observación.

En la etapa de diagnóstico fueron observadas cinco clases en las que el objetivo educativo estuvo relacionado con el patriotismo, fueron observados los modos de actuación (indicadores) de cada uno de los atletas que forman parte de la muestra, en cada caso se le dio una evaluación cualitativa a cada indicador; Bien (B), Regular (R), Mal (M) en cada uno de los casos estudiados, con un indicador evaluado de regular ese caso se considera con el valor afectado.

Indicadores:

- Tener disposición a asumir las prioridades de la Revolución, al precio de cualquier sacrificio.(I)
- Ser un fiel defensor de la obra de la Revolución socialista en cualquier parte del mundo.(II)
- Actuar siempre en correspondencia con las raíces históricas, enalteciendo sus mejores tradiciones revolucionarias: el independentismo, el antimperialismo y el internacionalismo, en el espíritu de la Protesta de Baraguá.(III)
- Poseer sentido de independencia nacional y de orgullo de su identidad.(IV)
- Autocontrolar las manifestaciones de agresividad que pueden darse hacia otras personas, afectando su integridad física y moral.(V)
- Ser altruistas y desprendidos con absoluto desinterés. (VI)

Tabla 1- Resultados recogidos con la observación inicial.

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

La tabla 1 muestra los resultados recogidos en el registro de observación del diagnóstico inicial, en la primera columna aparecen cada uno de los ocho casos observados, en las columnas de la dos a la siete la evaluación de los indicadores del valor patriotismo de cada caso y en la octava columna la categoría alcanzada por cada uno en lo referente a si posee o no el valor afectado; en el diagnóstico se constató que cinco atletas (62.5%) poseen el valor patriotismo afectado y tres atletas (37.5%) no tienen el valor afectado.

[...]


[1] Anazco Santiesteban, Mariannis (2010). Alternativa Metodológica para favorecer la educación del Valor Patriotismo a través de la obra martiana en los atletas de Ajedrez Categoría 11- 12 años, p 10.

[2] Ídem

[3] Ídem.

[4] Ídem.

[5] Ídem.

[6] Gelavert Jardines, Yuliet (2004). Análisis Filosófico del término Valor. p1.

[7] Gelavert Jardines, Yuliet (2004). Análisis Filosófico del término Valor. p 2.

[8] Ídem.

[9] Anazco Santiesteban, Mariannis (2010). Alternativa Metodológica para favorecer la educación del Valor Patriotismo a través de la obra martiana en los atletas de Ajedrez Categoría 11- 12 años, p 14.

[10] Gelavert Jardines, Yuliet (2004). Análisis Filosófico del término Valor. p 3.

[11] Anazco Santiesteban, Mariannis (2010). Alternativa Metodológica para favorecer la educación del Valor Patriotismo a través de la obra martiana en los atletas de Ajedrez Categoría 11- 12 años, p 16.

[12] Jiménez Molina, Julio C. (2009) Indicaciones para el Curso Escolar 2009-2010. Ed. Pueblo y Educación, p 42

[13] Domínguez Rodríguez, Wanda Lázara (2003). Una metodología para favorecer la formación del valor en escolares primaria del segundo ciclo median te potencialidades axiológicas de la obra Martiana, p 44

[14] Ídem.

[15] Anazco Santiesteban, Mariannis (2010).Obra Citada, p 23.

[16] Anazco Santiesteban, Mariannis (2010).Obra Citada, p 24.

[17] Ídem.

[18] Ídem.

[19] Ídem.

[20] La protesta de Baraguá es uno de los más notables pasajes de la historia de Cuba, protagonizada por Antonio Maceo resalta el espíritu de lucha del pueblo y su decisión a pelear hasta lograr los objetivos propuestos. Nota del autor.

[21] Torres Aballe, Felix A. (2011). Fortalecimiento de los Valores a través de la historia del Deporte Cubano. Taller Municipal de Formación de Valores. Cacocum, p 4.

[22] Ídem.

[23] Ídem.

Detalles

Páginas
89
Año
2013
ISBN (Ebook)
9783656472193
ISBN (Libro)
9783656472384
Tamaño de fichero
738 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v230573
Calificación
Excelente
Etiqueta
actividades

Autores

Anterior

Título: ¿Cómo fortalecer el valor patriotismo en el ajedrez estudiantil?