Cargando...

Sistema De Actividades Para Favorecer El Valor Responsabilidad Desde La Biología En La Educación De Adultos

de Lic. José Angel Gordo Hernández Gordo Hernández (Autor) MSc. Osmany Aguilera Almaguer (Editor) (Autor)

Tesis de Maestría 2013 84 Páginas

Didáctica - Biología

Extracto

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

EPÍGRAFE 1 La formación de valores en la Educación de Adultos
1.1 Fundamentación teórica del proceso de formación de valores
1.2 Potencialidades que ofrece la asignatura Biología, para favorecer el valor responsabilidad en los estudiantes de la Educación de Adultos.
1.3 Caracterización socio – psicológica de los estudiantes del sexto semestre de la FOC “Antonio Maceo Grajales” y su influencia en la formación de valores.

EPIGRAFE 2 Sistema de actividades para favorecer el valor responsabilidad, a través de la asignatura Biología
2.1 Fundamentación del sistema de actividades.
2.2 Sistema de actividades para favorecer el valor responsabilidad, a partir de la unidad Comunidad y ecosistema en la asignatura Biología.

EPIGRAFE 3 Constatación en la práctica de la efectividad de la propuesta del sistema de actividades
CONCLUSIONES
RECOMENDACIONES

BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

INTRODUCCIÓN

Desde que el hombre se vio impulsado a la transformación del medio natural en que vivía para adaptarlo a satisfacer sus necesidades -que fueron cada vez más crecientes- surgieron los valores en su connotación real y objetiva, al despertar una relación emocionalmente positiva hacia estos resultados en el orden individual y social. El problema de la formación de valores ha estado presente en el desarrollo de la humanidad.

En épocas de crisis y conmociones sociales, estas temáticas vuelven a un primer plano, como si marcaran grandes hitos en el progreso de la humanidad.

Hoy día, los psicólogos, pedagogos, sociólogos y científicos sociales en general, abordan la temática de los valores, en medio de las grandes contradicciones que marcan la vida del hombre en el mundo actual, con lo que se revela su dimensión universal, consustancial al hombre y su cultura. En este trabajo nos ocupamos de esta problemática de la formación de valores como un problema científico y parte esencial de la labor de los educadores en el afán de determinar principios metodológicos que orienten el trabajo desde la escuela.

Varios investigadores han realizado estudios acerca de la formación de valores, entre ellos Fabelo Corzo (1989, 1996, 2003), Chacón Arteaga (1996, 1997, 2000, 2003), González Maura (1999), Baxter Pérez (1989, 2002, 2003), García Batista (1996), Batista Rodríguez (2001), Domínguez Rodríguez (2003), González Rodríguez (2005), Torres Mayo (2008) entre otros.

Los autores de estas investigaciones se proyectan en cuestiones de carácter práctico, fundamentalmente a partir de los resultados que han obtenido en su quehacer educacional, presentándose con fuerza la formación de valores en el desarrollo de las clases y se muestran ejemplos de cómo hacerlo desde diferentes materias o asignaturas, según el contenido de las mismas y a partir del trabajo con la obra martiana, pero esto se hace de forma general y en ninguno de los casos se ha toman en cuenta los sistemas de actividades en la Educación de Adultos para favorecer esta formación, especialmente en la asignatura Biología.

A partir de estos criterios, al analizar los resultados de las distintas visitas de asesoramiento y control realizadas a los profesores, así como los resultados de las comprobaciones de conocimientos aplicadas a los estudiantes de la Facultad Obrera Campesina (FOC) “Antonio Maceo Grajales”, específicamente del sexto semestre y de la aplicación de instrumentos investigativos, se logró procesar una valiosa información que al ser analizada de forma integrada permitió determinar las siguientes regularidades. (Anexos 1, 2, 3 y 4)

- No se trazan verdaderas estrategias educativas desde el contenido para fomentar una educación en valores y cuando se diseñan, por lo general no tienen carácter de sistema y sólo se proponen como objetivo el logro de cambios en los modos de actuación a corto plazo.
- Se manifiesta una débil correspondencia entre la manifestación en las formas de pensar, sentir y actuar de los estudiantes, dadas en:
- Impuntualidades a la escuela.
- No realizan las tareas escolares.
- No asumen, sistemáticamente, una actitud crítica y autocrítica.
- Ausencias injustificadas a clases
- Cambios frecuentes de parejas
- Uso inadecuado del vestuario

Estas irregularidades evidencian que aún no se explotan las posibilidades que brinda el propio proceso docente educativo en la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, para favorecer la educación valoral en los estudiantes, pues un número significativo de profesores no aplican los fundamentos esenciales para enfrentar la labor educativa, provocando que los estudiantes tengan limitaciones para proyectarse en las actividades curriculares y extracurriculares.

En concordancia con lo argumentado se manifiesta en la práctica pedagógica que existen estudiantes que mantienen comportamientos positivos, sin embargo no son capaces de mantener ese modo de actuación en todas las actividades que desarrollan, mostrando una incongruencia entre lo que piensan, dicen y luego hacen.

Por otra parte, se aprecia que en ocasiones los estudiantes no manifiestan motivación y disposición hacia el contenido de formación y fortalecimiento de valores, al no promoverse la confrontación y el intercambio de vivencias y experiencias de la vida cotidiana.

Se verifica que a pesar del empeño y los resultados de las investigaciones, de las acciones orientadas por el MINED a partir de la Resolución Ministerial 90 de 1998, en los Seminarios Nacionales y del Partido Comunista de Cuba, encaminadas a favorecer los valores, en ocasiones las acciones educativas que se desarrollan resultan formales y muchas veces no se parte de un acertado diagnóstico integral de los estudiantes, además de la unidad de lo afectivo, lo cognitivo y lo conductual, mediante la creación de actividades motivadoras y creativas que estimulen el conocimiento, el debate, la reflexión, la participación, los sentimientos y las emociones de los estudiantes.

En correspondencia con el Programa Nacional de Educación en valores (Cuba, 1998, 2003), del Ministerio de Educación, las acciones encaminadas al fortalecimiento de estos en la Educación de Adultos, se encuentran:

- Lograr la incorporación de todos los estudiantes a las tareas que se ejecuten para el desarrollo económico y social en cada territorio.
- Desarrollar un sistema de actividades con los estudiantes que propicie la incorporación de normas éticas y morales relacionadas con adecuadas formas de comunicación en cualquier contexto social, de comportamiento en medios de transporte, espectáculos públicos; culturales y deportivos, el cuidado del aspecto personal y su vestuario, las normas de convivencia, la sexualidad responsable y el cuidado y la conservación del medio ambiente, así como la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos.

Por la importancia del tema en la actual Batalla de Ideas, donde la formación de valores constituye un componente esencial, se justifica la necesidad proponer actividades para favorecer el valor de la responsabilidad en los estudiantes. De lo anterior se determina el siguiente problema docente metodológico: Insuficiencias en los modos de actuación de los estudiantes, motivadas por la falta de dominio, por parte de los profesores, de métodos adecuados para enfrentar la labor educativa, lo que limita la educación en valores, particularmente de la responsabilidad, en la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”

Para resolver el problema planteado se formula como objetivo: Elaboración de un sistema de actividades para favorecer el valor responsabilidad desde la asignatura Biología en el sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, a través del estudio de la unidad “Comunidad y Ecosistema”.

Para guiar el curso de la investigación se formulan las siguientes tareas de investigación:

1. Sistematizar los fundamentos teóricos del proceso de formación de valores.
2. Determinar las potencialidades que ofrece la asignatura Biología, para favorecer el valor responsabilidad en los estudiantes de la Educación de Adultos.
3. Diagnosticar las posibilidades y limitaciones en la formación de valores en los estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, en especial del valor responsabilidad.
4. Elaborar un Sistema de Actividades para favorecer el valor responsabilidad en los estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, a través del programa de estudio de la asignatura Biología.
5. Valorar los resultados obtenidos en la implementación parcial en la práctica de la propuesta, en el sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”.

La lógica Investigativa asumida en la solución de las tareas planteadas posibilitó utilizar varios métodos de investigación científica, tales como:

Del nivel teórico:

Histórico y lógico: para el estudio de la trayectoria de los antecedentes teóricos acerca de los valores desde posiciones filosóficas, sociológicas, y psico-pedagógicas, y la búsqueda de información sobre el pensamiento pedagógico de modo que posibilitaron revelar la lógica interna de las diferentes tendencias.

Analítico y sintético: en particular para la búsqueda de lo nuevo y de sus nexos lógicos mediante la desintegración e integración en sus partes componentes, sus cualidades y relaciones.

Enfoque sistémico: para proporcionar una orientación general de cada uno de los componentes, cualidades y la vía para favorecer los valores. Estas relaciones determinan su estructura dinámica y funcionamiento del sistema como totalidad, en que una función depende de otras.

Del nivel empírico:

Observación científica, al proceso pedagógico: para determinar la preparación científica, metodológica y práctica de los profesores en la dirección del proceso docente educativo, así como el modo de actuación de los estudiantes.

La encuesta, a estudiantes: para profundizar en el nivel de conocimientos que se tiene sobre el tema, sus modos de pensar y de actuar.

La entrevista, al personal docente: para conocer las principales dificultades en cuanto a la educación en valores, así como su preparación para dirigir este proceso.

Elementos matemáticos y estadísticos:

Cálculo porcentual, estadística descriptiva (tablas y gráficos); para procesar e interpretar los resultados.

La muestra de la investigación la constituyen los 17 estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales” que representa el 100 % de la matrícula de este semestre, además de los 6 profesores que laboran en este grupo (cinco licenciados en Educación y uno es Ingeniero Químico)

El aporte práctico de l a investigación está en la instrumentación del Sistema de Actividades propuesto, dirigido a favorecer el valor responsabilidad en los estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, a través de la unidad “Comunidad y Ecosistema”, del programa de estudio de la asignatura Biología, la que en manos de docentes, encargados de impartir esta materia, constituirá una herramienta de trabajo indispensable para la preparación de los estudiantes en su futuro desempeño social y profesional.

La propuesta para potenciar el favorecimiento del valor responsabilidad en los estudiantes del Facultad Obrera Campesina, consta de actividades que abordan temas del quehacer cubano, de la realidad que les rodea y al mismo tiempo brindan oportunidades prácticas de expresar vivencias del medio social donde los estudiantes viven, se desarrollan, actúan y piensan, además de ofrecer las vías para su transformación oportuna.

De esta manera se enriquece el programa con actividades que abordan la realidad y propician el intercambio de criterios e ideas, les sirven para ampliar sus conocimientos culturales y los prepara para el desarrollo de actitudes más responsables ante los problemas cotidianos, los educa en valores y los prepara para construir una sociedad más culta.

La novedad científica de la investigación está dada en las cualidades del Sistema de Actividades propuesto, a partir de su dosificación por niveles del desempeño cognitivo, que favorezcan el valor responsabilidad en los estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, a través de una adecuada educación. Su actualidad se sustenta en la necesidad de lograr en los jóvenes una actitud más responsable ante los diferentes retos de la sociedad contemporánea, tanto en lo social, político, económico y laboral como una exigencia del proceso docente educativo, que exige la actual etapa del desarrollo, teniendo en cuenta las transformaciones en el sector educacional, la situación socio política del mundo actual, y la necesidad de la formación de ciudadanos con plena conciencia para mantener las conquistas de la Revolución.

El presente material docente se desarrolla en 3 epígrafes, partiendo de los fundamentos teórico metodológicos de la formación de valores, las características y rasgos de los estudiantes del sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina “Antonio Maceo Grajales”, así como los requisitos para la elaboración y estructura interna de la propuesta. El segundo epígrafe aborda concretamente los fundamentos del sistema de actividades para favorecer el valor responsabilidad, así como su presentación y explicación. En el tercer epígrafe se analiza la situación actual del proceso de enseñanza aprendizaje de la unidad de estudio Comunidad y Ecosistema, de la asignatura Biología y se valoran los resultados de la instrumentación práctica de la propuesta.

EPIGRAFE 1
LA FORMACIÓN DE VALORES EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS

En este epígrafe, se fundamenta el marco teórico del material docente metodológico que se propone, en interés de contribuir a favorecer el valor responsabilidad a través del programa de Biología en el sexto semestre de la Facultad Obrera Campesina "Antonio Maceo Grajales”, del municipio Cacocum.

El mismo esta estructurado en tres subepígrafes dirigidos a la fundamentación teórica del proceso de formación de valores, a las potencialidades que ofrece la asignatura Biología, para favorecer este valor en estudiantes de la Educación de Adultos y culmina con la caracterización socio – psicológica de los estudiantes del sexto semestre de Facultad Obrera Campesina "Antonio Maceo Grajales” y su influencia en la formación de valores.

1.1 Fundamentación teórica del proceso de formación de valores.

En la actualidad la educación en valores, es una problemática que preocupa y es objeto de análisis de políticos, especialistas y educadores de diferentes países, independientemente del régimen social existente; y es así, porque ello está indisolublemente vinculado a la propia existencia del ser humano, es decir al desarrollo de la personalidad y a su condición como ser social.

El poder enfrentar los retos del nuevo milenio, en el que el hombre como ser dotado de raciocinio, sigue siendo el protagonista fundamental, determina la importancia de educarlo, en correspondencia con los valores que sustenta la sociedad en que vive, solo así podrá dar continuidad a lo logrado y transformar con su actuación, todo aquello que se oponga y vaya en contra de la conservación de la humanidad.

Al hablar de la educación en valores, no podemos perder de vista que estos existen en la realidad y en estrecha relación con la propia existencia del ser humano, y con el tipo de hombre que cada sociedad se propone formar y desarrollar.

La principal función de la escuela como señala la Dra. Amelia Amador es trasmitir y formar los modos de hacer, pensar, trabajar, de las tradiciones, de la cultura general de los hombres, como parte del proceso de socialización en que transcurre la vida de niños, adolescentes y jóvenes. (Amador, A. 1998)

La escuela, por lo tanto, tiene que hacer llegar la cultura a las nuevas generaciones, mediante la utilización de métodos que permitan que la hagan y sientan suya; sin embargo señala la autora, que este aspecto no ha sido lo suficientemente abordado por la escuela y ha traído como consecuencia algunos problemas y conflictos en la formación de la personalidad de determinados grupos poblacionales.

La labor de la escuela, ante esta situación es determinante, ya que de hecho es la institución que de una manera planificada, organizada y sistemática, tiene la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones, acorde con el momento histórico, concreto en que estas viven y se desarrollan. Corresponde por tanto, asumir la formación de valores de forma cohesionada con los demás agentes sociales - familia, comunidad, organizaciones políticas, estudiantiles y de masas -.

A partir de las reflexiones anteriores, consideramos oportuno orientar el contenido, que exponemos. Es muy difícil sintetizar la riqueza que docentes y especialistas de diferentes ciencias y países acumulan en lo relacionado con la educación en valores, lo que hace no poder satisfacer todas las inquietudes y preocupaciones que puedan surgir, pensamos que por el contrario, su lectura estudio y reflexión estimulará tanto a docentes como a los adultos en general a incrementar su acción educativa con la nueva generación, por constituir de hecho algo importante y fundamental en la formación ciudadana.

José Martí, expresó “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido; es hacer cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre el, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podría salir a flote; es preparar al hombre para la vida “. (Martí Pérez, 1975)

Para Martí, es necesario la educación para la vida y con sentido práctico, lo que se pone de manifiesto cuando al referirse a esto escribió”: Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida. En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas con que en la vida se ha de luchar. ” (Martí Pérez, 1975)

El legado histórico de Martí, al igual que el de otros educadores cubanos como el padre Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Enrique J. Varona, nos hace plantear que educar es preparar al hombre, para afrontar exitosamente las exigencias sociales y personales de cada etapa de la vida, lo cual parece oponerse en buena medida a las acciones academicistas, formales, autoritarias o aisladas, que muchas veces sin percatarse de tal condición, emprenden los diferentes agentes socializadores; sin tomar en cuenta, las concepciones o ideas que sostienen, o subyacen en este accionar, el contexto en que se desenvuelven y cómo se manifiestan en la práctica educacional.

Es importante destacar, el nexo que se establece entre la educación y los objetivos sociales a que debe dar respuesta por una parte, y la contribución que debe brindar al desarrollo individual por la otra, como los dos polos de una cuerda en tensión que representan los puntos de llegada y de partida respectivamente en el trabajo educacional.

En este sentido, es necesario partir de la consideración de que la personalidad se forma y se desarrolla no sólo bajo la influencia de acciones dirigidas hacia una finalidad del sistema educacional, sino también y de manera esencial, en un amplio contexto social, puesto que el sujeto vive en una sociedad.

¿Qué son los valores?. Definir conceptualmente el término “valor “no es tarea fácil, ya que este es objeto de análisis y reflexión por diferentes ciencias y en las sociales, aún no queda muy claro, debido a que cada escuela lo define en función de la ideología que subyace en su teoría.

El Dr. José R. Fabelo Corzo. Investigador Auxiliar del Instituto de Filosofía y Vicepresidente de la Sociedad Cubana de Investigaciones filosóficas, en su obra Práctica, Conocimiento y Valoración, (1989) señala que: “…por valor, generalmente se entiende, la capacidad que poseen determinados objetos y fenómenos de la realidad objetiva de satisfacer alguna necesidad humana, es decir, la determinación social de estos objetos y fenómenos, consistente en su función de servir a la actividad práctica del hombre… “.

Conceptualizando este término González Rey, F. (1996) expresa: “…ningún contenido que no provoque emociones, que no estimule nuestra identidad, que no mueva fibras afectivas, puede considerarse un valor, porque este se instaura a nivel psicológico de dos formas: los valores formales que regulan el comportamiento del hombre ante situaciones de presión o control externos, y creo que no son los que debemos formar, y los valores personalizados, expresión legítima y auténtica del sujeto que los asume, y que son, en mi opinión, los valores que debemos fomentar en toda la sociedad cubana de hoy…”.

Sánchez Hernández Y. (2005), asume que se puede considerar como valor, el grado de importancia, significación o sentido que adquieren los objetos, las acciones, las situaciones o posiciones abstractos o materiales, en la medida en que responden a las necesidades de la especie y del ser humano en un determinado momento, y la lucha por ello, al ubicar y jerarquizar los bienes materiales y espirituales en orden de importancia. Se habla de lo que vale un objeto para satisfacer una necesidad y por otro lado, se manifiesta la dependencia de constituir la meta de la vida.

Referente a la ardua tarea de educar, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ha expresado que sin educación no hay revolución posible, no hay socialismo posible. De hecho, los maestros cubanos están en deber de preparar cada día más y mejor para educar a las nuevas generaciones desde nuestras escuelas.

Los valores son una parte importante de la vida espiritual e ideológica de la sociedad y del mundo interno de los individuos, los mismos son una producción de la conciencia (social e individual) y existen en unidad y diferencia con los antivalores.

Dentro del sistema de valores de la sociedad se encuentran los valores políticos, jurídicos, morales, estéticos, religiosos, filosóficos y científicos. El contenido del sistema de valores son una expresión específica de las condiciones económicas sociales y clasistas de una época histórico concreta, en su dialéctica con el contenido humano universal que estos encierran.

El carácter de orientadores y reguladores internos de los valores morales, hace que estos ocupen un lugar especial como integradores del sistema de valores a nivel social (aspecto objetivo) y en las escales de valores subjetiva de cada individuo, formando parte del contenido movilizativo de los restantes valores al estar presentes en la premisa, el fundamento y la finalidad de todo acto de conducta humana en cualquier esfera de la vida.

Esto explica el lugar de la moral en su relación con la Política y el Derecho, como componentes fundamentales de la formación ciudadana, patriótica, militar e internacionalista, así como con la educación sexual y familiar responsable, o la educación ecológica y ambiental para un desarrollo sostenible, la formación de una cultura laboral y tecnológica sobre la base del sentido del deber, la responsabilidad, el colectivismo, la solidaridad la honestidad y honradez, entre otros valores, que penetran cualquier propósito o acción educativa.

¿Qué se entiende por valor moral?

El valor moral expresa la significación social positiva, buena, en contraposición al mal, de un fenómeno (hecho, acto de conducta), en forma de principio, norma o representación del bien, lo justo, el deber. . ., con un carácter valorativo y normativo a nivel de la conciencia, que regula y orienta la actitud de los individuos hacia la reafirmación del progreso moral, el crecimiento del humanismo y el perfeccionamiento humano.

¿Qué componentes debe atender el educador para contribuir a la formación de valores?

Cognitivo, afectivo - volitivo, ideológico y de las experiencias morales acumuladas en las relaciones y la conducta de la vida cotidiana en la actividad.

¿Cuáles son las etapas del proceso de formación de valores?

Formación de las nociones (en las edades tempranas, preescolar), la ampliación de estas nociones en significados individuales (escolares de primaria) en su relación con los significados sociales (adolescentes de secundaria básica), fijación y asunción interna de los significados socialmente positivos en forma de convicciones personales (en la juventud). (citado por Rodríguez Maresma, 2009)

¿Qué requerimientos metodológicos generales deben tenerse en cuenta para diseñar las estrategias educativas y acciones para la formación de valores morales?

- Profesionalidad del maestro.
- Condiciones del macro y el micro medio social.
- Condiciones objetivas y subjetivas que sientan las premisas más generales, favorables o desfavorables para ello.
- Seno familiar, condiciones socioeconómicas de vida, condiciones de clase, condiciones de la comunidad, entre otras.
- Condiciones de la comunicación y su tono, en el marco de las relaciones interpersonales en que se desenvuelve el niño o joven, necesidad de confrontar sus puntos de vista, confrontación de su autoimagen con la valoración de los demás.
- Formación de la autoconciencia, conocimiento de sí mismo, reafirmación del yo, en relación con el otro y los otros, ejercicio de la valoración y autovaloración.
- Atención al mundo espiritual, esfera afectiva-volitiva, despliegue de los sentimientos, emociones, el tesón, la constancia, la voluntad.
- Métodos de aprendizaje de participación activa, estímulo al talento, la creatividad e independencia.
- Formación de aspiraciones, intereses, en forma de objetivos personales y sociales, donde la orientación profesional y vocacional tenga un espacio importante.
- Formación activa, donde es imprescindible experimentar en el acto de conducta, en el comportamiento, las vivencias y experiencias acerca del cumplimiento de una norma o valor ético, la satisfacción personal que produce, el reconocimiento social que puede provocar, así como también las consecuencias de la violación de una norma o valor moral, la crítica o sanción que provoca, el cargo de conciencia, la vergüenza que se siente, y sobre todo el propósito de enmendar tal situación en su vida.
- Formación de un pensamiento flexible, que refleje las contradicciones objetivas de su entorno, que transformadas en conflictos o dilemas éticos, provoquen una reacción de compromiso con la realidad a partir de determinadas exigencias morales, del deber, la responsabilidad entre otras.
- Estimular el sentido de autenticidad en su actuar, plenitud, libertad, a partir de la sinceridad, honestidad, sencillez.
- Influencia sistémica de la relación familia - escuela - comunidad, en vínculo con otros elementos del sistema de influencias sociales como los medios de difusión masiva.
Dentro de los elementos para la metodología acerca de la formación de valores deben considerarse los siguientes:
- Determinación y jerarquización del sistema de valores a formar en los educandos, según la Finalidad de la Educación Cubana, en el contexto histórico concreto, la psicología de las edades y la caracterización correspondiente.
- Operacionalización del concepto de valor moral y sus componentes.
- Etapas de la formación de los valores, según la concepción de significación social positiva del contenido de dichos valores espirituales e ideológicos.
- Proceso de transformación, en que según las etapas de su formación, el valor se transforma en el contenido de: los principios (reglas o exigencias morales más generales de carácter sociohistórico y clasista), las normas (reglas o exigencias morales más específicas, de carácter sociohistórico y que los individuos eligen ante los conflictos, dilemas y en la convivencia cotidiana) y las orientaciones valorativas que se estructuran sobre la base de las escalas de valores construidas en el transcurso del proceso formativo por el sujeto.

El contenido de los valores como parte de los principios, las normas y escalas valorativas, deben transformarse internamente en convicciones, atendiendo al tratamiento de los componentes del valor (cognitivo, afectivo - volitivo, ideológico y de las experiencias acumuladas en la actividad).

Solo en la actividad, es donde los sujetos de la educación pueden interiorizar las influencias educativas del significado de los valores, por medio de las relaciones interpersonales directas sujeto - sujeto, la comunicación, los hábitos, las costumbres o tradiciones en determinados tipos de actuaciones y actividades planeadas y previstas con fines educativos. El protagonismo del sujeto es decisivo para este proceso de transformación interna y autoconstrucción de su escala de valores.

El complejo proceso de educación en valores, adquiere potencialidades más flexibles y abiertas en las instituciones escolares que en otras organizaciones e instituciones sociales como la familia, organizaciones políticas y de masas, medios de difusión masiva, entre otros.

De tal manera, Salvater F. (2004) propone su noción de calidad educativa integral, con la introducción de contenidos actualizados, el uso de métodos pedagógicos adecuados, la equidad y el desarrollo de valores en los estudiantes. En igual sentido se pronuncia J. Samaniego (2001) (citado por Rodríguez Maresma, 2009), que considera que la calidad de la educación es un aspecto consustancial de la formación de valores.” (Colectivo de Autores. 2001).

Abordar la educación en valores desde la escuela, se fundamenta en que estos pueden ser enseñados y aprendidos. Su formación y desarrollo en la personalidad de los estudiantes durante el Proceso Docente Educativo, tiene entre sus soportes, la correcta organización y desarrollo de esta actividad, que permita que los valores sean vivenciados por los estudiantes, en un proceso que los convierte en sujetos de su formación.

Educar en valores, exige una adecuada relación entre la asimilación de los fundamentos teóricos de esta actividad y el desarrollo en los sujetos que participan en este proceso de actitudes, necesidades, sentidos personales y procesos de valoración y reflexión.

Este análisis induce a la conclusión, que el empleo de ambos términos en el universo pedagógico es correcto, siempre que se tenga claridad de su estrecha relación con sus diferencias, para evitar confusión en los educadores y poder organizar y desarrollar la educación en valores adecuadamente.

La importancia pedagógica de los valores reside en su triple posibilidad de poder descubrirse, realizarse e incorporarse por el ser humano, a través de la educación . (Colectivo de Autores, 2001).

Estos tres aspectos, constituyen elementos rectores para la organización y desarrollo de la educación en valores y es entendido como que los valores que se desean educar tienen que estar presentes en el proceso y ser del conocimiento de los estudiantes, que a partir de su relación con los mismos, por diferentes vías, los podrán vivenciar en la actividad práctica, siendo estos dos momentos las premisas para su formación y desarrollo en la personalidad.

Por esta razón, “... la calidad del aprendizaje no se reduce a la determinación del dominio por el estudiante de las características esenciales del objeto de conocimiento, sino que abarca el sentido que tiene para él el conocimiento adquirido, la posición que asume ante el mismo, (...) lo que se logra en la medida en que este conocimiento se articule, satisfaga sus principales necesidades, motivos y valores en el estudiante, vinculados no sólo al conocimiento, sino también a otros objetos, fenómenos, acontecimientos, que se relacionan con el objeto de conocimiento y tienen una significación social para el contexto educativo y profesional...”. (Colectivo de autores, 2001)

En la literatura pedagógica relacionada con los valores, se encuentran con bastante frecuencia los términos educación en valores y formación de valores, y aunque ambos indiscutiblemente tienen una estrecha relación, no son idénticos. Tanto su semejanza como su diferencia, es encontrada en el vínculo existente entre las categorías pedagógicas “formación” y “educación”.

La formación del hombre ha sido interpretada históricamente de disímiles modos, pero siempre tiene como elemento común, el cambio en el hombre, tanto en conocimiento como en actitudes ante la vida, donde intervienen influencias intencionadas. Por eso, desde el punto de vista pedagógico se asume que la formación “... significa alcanzar en el ciudadano, con su activa participación, un cierto resultado en concordancia con el encargo social. Incluye la influencia de los factores y condiciones objetivos, dos de ellos son el medio circundante y la práctica social, y los factores y condiciones subjetivos, entre los cuales está la educación en su sentido más amplio. La formación no es un simple proceso de desarrollo, sino aquel que está dirigido a preparar al ciudadano para vivir en una sociedad especifica…”. (Silva Rodríguez, 1997)

En tal sentido, la formación en el hombre, en este caso de valores, puede ocurrir como un proceso educativo, donde intervienen la enseñanza, la instrucción y la educación en su sentido estrecho, categorías esenciales de la pedagogía y que nutren al Proceso Docente Educativo como elemento de su campo de acción; pero también pueden intervenir influencias educativas fuera de este proceso, lo que lleva a pensar en una diferencia cuando se emplean los términos formación y educación en valores.

Si se asume la educación, como un proceso fundamentalmente bilateral de influencias intencionadas y sistemáticas de los educadores en los educandos, con el objetivo de formar y desarrollar en ellos cualidades de la personalidad, sentimientos, convicciones, conocimientos, habilidades, valores y otros rasgos que demanda una sociedad concreta (Colectivo de autores, 2001 ); entonces, cuando se habla de educación en valores, se refiere al sistema de influencias educativas con este fin, correctamente organizadas en un Proceso Docente Educativo o fuera de este; mientras que, cuando se dice formación de valores, se está en presencia de un proceso en el que un contenido de carácter axiológico, provoca una reacción de aprobación en la personalidad, que trasciende al nivel conciencia, alcanza una alta significación individual y con ello orienta su conducta, lo que puede ocurrir como parte de un proceso educativo o fuera del mismo.

[...]

Detalles

Páginas
84
Año
2013
ISBN (Ebook)
9783656463672
ISBN (Libro)
9783656467182
Tamaño de fichero
862 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v215771
Calificación
Excelente
Etiqueta
sistema actividades para favorecer valor responsabilidad desde biología educación adultos

Autores

Anterior

Título: Sistema De Actividades Para Favorecer El Valor Responsabilidad Desde La Biología En La Educación De Adultos