Cargando...

Historia del español hasta la Edad Media

Trabajo Escrito 2008 21 Páginas

Romanística - Español, literatura, cultura general

Extracto

Índice

1. Introducción

2. Resumen histórico desde la romanización hasta finales del siglo XV

3. Los principales tipos de cambio fonológico

4. Las vocales
4.1 La pérdida del rasgo distintivo de cantidad
4.2 Los hiatos
4.3 Monoptongación
4.4 La diptongación
4.5 /e/ y /o/ en posición átona
4.6 En posición final
4.7 Resumen de la evolución vocálica

5. Las consonantes
5.1 Lenición y pérdida
5.2 La aparición de la /j/ y su influencia a las consonantes y vocales precedentes
5.3 La palatalización
5.4 Las sibilantes del español medieval
5.5 La aparición de /β/
5.6 La espirantización

6. El cambio morfológico-gramático
6.1 El cambio sintáctico-analítico
6.2 Los artículos definidos
6.3 Los pronombres personales
6.4 La comparación de adjetivos
6.5 Los adverbios
6.6 Los verbos
6.7 Los tiempos
6.7.1 El presente
6.7.2 El imperfecto
6.7.3 El indefinido
6.7.4 El pretérito de subjuntivo
6.7.5 El futuro de subjuntivo
6.7.6 El perfecto y el pluscuamperfecto
6.7.7 El futuro y el condicional

7. Conclusión

Literatura

1. Introducción

Hace dos mil años el latín era la lengua que dominaba el territorio mediterráneo. Ésta era hablada por los romanos en la península itálica, y también usada en el comercio mediterráneo desde la costa atlántica hasta Asia Menor, una extensión sin precedente en Europa. Se estableció incluso fuera del ámbito comercial como lengua cotidiana lejos de Italia, en territorios distantes con poblaciones heterogéneas, como fue el caso en Hispania.

Como es bien sabido, el latín no sobrevivió en su forma oral hasta nuestros tiempos, pero en cambio se entabló un gran número de sus “descendientes”, que son las llamadas lenguas románicas. La lengua románica más usada hoy en día es el castellano. Es el idioma oficial en 21 países y es hablado por más de 350 millones de personas[1]. Sin embargo, a pesar de que el castellano en esencia üproviene del latín, se consideran ambas como dos lenguas distintas, de manera que una persona hispanohablante no entendería necesariamente un texto en latín.

Por esto surge la cuestión ¿De qué manera evolucionó el latín al castellano? Durante el transcurso de esta investigación y gracias a distintas fuentes hemos llegado a comprender los procesos en la fonología y morfología que formaron el castellano como lo conocemos hoy.

Mi trabajo va a tratar el español medieval como fase transicional. Para esto se dará un visto histórico en cuanto al idioma que va a tratar sobre el latín vulgar desde la llegada de los romanos a la península ibérica hasta finales del siglo XV que constituye el fin de la Edad Media. En la parte principal el trabajo presenta los principales tipos de cambio fonológico que son necesarios para entender las modificaciones que sufrieron las vocales y las consonantes. Éstas serán explicadas en su mayoría en los puntos 3 hasta 6. Sin embargo, se pone énfasis en las modificaciones más importantes, ya que incluir todas las dimensiones de desarrollo sería imposible en un trabajo de este tamaño.

En la segunda parte se explican los principales desarrollos morfológico-gramáticos. Se tratarán los artículos, los pronombres personales, el comparativo de los adjetivos, los adverbios, los verbos y los tiempos. En la última parte se dará una conclusión para ver las modificaciones en conjunto y así formar una noción acerca del camino que la lengua española hizo para llegar a su forma medieval.

2. Resumen histórico desde la romanización hasta finales del siglo XV

La romanización de la península ibérica empezó con la Segunda Guerra Púnica en el año 218 a.C. y se fue extendiendo con el tiempo. La Baetica fue la primera en romanizarse, mucho antes que el norte y Lusitania. Incluso entonces, el latín de los invasores se distinguía por zonas. En partes de la península dominaban legionarios de Galia o de orígenes osco-umbros para los cuales el latín tampoco era lengua materna. Además el latín vulgar de Hispania era un latín del siglo III a.C. que era preclásico y más antiguo que el latín que se hablaba en Galia o Italia.[2] Uno de los anarquismos es el magis en vez del plus. Sin embargo, también por la distancia entre la península y Roma muchas novedades de la Romania no llegaron hasta la península. Todo eso influyó mucho al latín vulgar de Hispania.[3]

Otro factor que hay que mencionar es que cuando la invasión romana ocurrió la península era habitada por los íberos y los celtas y también existían pequeñas villas cartaginesas y tartesas. Todo esto ha sido muy poco estudiado y por lo tanto se sabe muy poco sobre las lenguas que hablaban. Solamente los vascos que vivían en el norte de la península se conocen mejor. La razón es que mientras los idiomas de estas etnias desaparecieron, el euskera sigue existiendo hasta hoy. De hecho, estos idiomas influyeron al latín vulgar de entonces como sustrato o en el caso del euskera como adstrato.[4]

En el siglo V los visigodos invadieron la península, lo cual desestabilizó la relación entre Hispania y Roma y permitió un desarrollo independiente del idioma. También la invasión mora tres siglos más tarde favoreció a un desarrollo propio de la lengua. Entonces sólo la parte del norte consiguió mantener su independencia. En la punta noroeste se hablaba un romance que evolucionó más tarde al gallego. Con la Reconquista el gallego se extendió hacia el sur y dio orígen al portugués. En el noreste se desarrolló el catalán y en la parte central se conservó el vasco y el llamado castellano que más tarde obtuvo con la gran Reconquista de Castilla la hegemonía en la península. Pero pese a la sustitución del árabe, una gran cantidad de palabras sobrevivió en el lenguaje castellano.[5]

Todo este desarrollo del latín vulgar al romance se creó de forma oral. En ese entonces aún se escribía en latín. No había forma escrita del castellano medieval, de modo que existen por desgracia solamente muy pocas pruebas de esta lengua.[6]

3. Los principales tipos de cambio fonológico

En este capítulo se presentan los conceptos principales que ayudan a entender los cambios fonológicos de las vocales y consonantes que serán presentados en los próximos capítulos.

- Asimilación: dos o más sonidos se acercan en uno o más de sus rasgos para encontrarse en un fonema vecino. Se distingue en tres tipos de asimilación: regresiva o anticipatoria, que es la más frecuente, asimilación progresiva y la asimilación recíproca.

En la forma más frecuente de la asimilación, el fonema cambia por influencia del fonema precedente que provoca la asimilación. Un ejemplo importante es la consonante /k/. Hasta aproximadamente el siglo I d.C. tenía sólo una pronunciación, el fonema oclusivo velar sordo [k]. Sin embargo más tarde, la articulación se trasladó a la zona palatal si le seguía una vocal palatal (/i/, /e/) y resultó el fonema [tʃ] y en algunas regiones se evolucionó hasta [ts]:

cista [késta] > [tsésta]

cervus [kεrβos] >[tsεrβos]

En el caso que le siguieron vocales no palatales, se mantuvo la [k]:

capanna > cabaña

corona > corona

currere> correr

En el segundo caso de la asimilación el fonema que provoca la asimilación precede al fonema que sufre el cambio.

palumba > palomma > paloma

lumbu > lomo

La tercera asimilación tiene lugar cuando dos fonemas vecinos se unen en una pronunciación que se articula fisiológicamente entre los dos elementos originales.

causa > cosa

audire > oír

taurus > toro

- Disimilación: dos o más sonidos se alejan en uno o más de sus rasgos o se eliminan por completo. Esto ocurre cuando la coordinación de dos sonidos provoca dificultades.

rotundu > rotondo

robore > roble[7]

- Prótesis: se pone una vocal o una sílaba al principio de una palabra

specie > especie

- Apócope: la caída de una vocal o una sílaba al final de una palabra

amore > amor

- Síncope: la caída de una vocal o una sílaba en el interior de una palabra

vocabulu > vocablo[8]

- Epéntesis: se añade una vocal o una consonante en el interior de una palabra para suavizar el paso de un sonido a otro

humeru > hombro[9]

- Metátesis: un sonido o más cambian de lugar dentro de la palabra.

miraculu > milagro

crocodilu > cocodrilo[10]

4. Las vocales

4.1 La pérdida del rasgo distintivo de cantidad

En el latín había cinco vocales largas y cinco cortas ā, ē, ī, ō, ū, ă, ĕ, ĭ, ŏ, ŭ. Se distinguían en la cantidad como bien se ve en este ejemplo: mālum – manzana, mălum- malo. Ya en el latín vulgar se redujeron a siete vocales. La cantidad ya no tenía ninguna función distintiva, sólo la calidad de las vocales. Las vocales largas siguieron en la forma /a/, /e/, /i/, /o/, /u/, pero las vocales cortas cambiaron. La /ă/ se asimiló a la /ā/, la /ĭ/ evolucionó a /e/ y la /ŭ/ se desarrolló hacia una /o/. Las vocales cortas /ĕ/ y /ŏ/ se convirtieron en las abiertas /ε/ y /ɔ/.

Tabla 1: La reducción de las diez vocales del latín clásico a siete del latín vulgar[11]

Abbildung in dieser Leseprobe nicht enthalten

[...]


[1] Penny 2006: 47.

[2] Wesch 2006: 122s.

[3] Berschin / Fernández-Sevilla / Felixberger 2005: 76s.

[4] loc.cit.: 71.

[5] Deutschmann 1971: 99-110.

[6] Berschin / Fernández-Sevilla / Felixberger 2005: 81.

[7] Penny 2006: 49-51.

[8] Wesch 2006: 149.

[9] Penny 2006: 51.

[10] Wesch 2006: 149.

[11] loc.cit.: 144.

[12] loc.cit.: 143s.

Detalles

Páginas
21
Año
2008
ISBN (Ebook)
9783640826285
ISBN (Libro)
9783640826063
Tamaño de fichero
601 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v166505
Instituto / Universidad
University of Heidelberg – Romanistik
Calificación
2
Etiqueta
evolución vocálica evolución consonántica cambio morfológico-gramático

Autor

Anterior

Título: Historia del español hasta la Edad Media