Cargando...

Analisis de la Carta sobre el Humanismo de Heidegger

Comentario interpretativo con ánalisis de los conceptos de la verdad en el ser, la ek-sistencia, la crítica al Humanismo a través de los valores, el nomos del ser y el significado del lenguaje como morada de la esencia del ser humano

Trabajo de Seminario 2010 9 Páginas

Filosofía - Filosofía del siglo XX

Extracto

I. La carta sobre el humanismo – génesis y trasfondo filosófico

Ese texto es su primera publicación después de 1945. Mientras estaba escribiendo la carta a Beaufret, Heidegger se tuvo que enfrentar con una comisión de purificación de la Universidad de Freiburg por su participación en la NSDAP, terminando en su jubilación forzada y la prohibición de enseñar. Por su entrenamiento con el fascismo alemán la opinión pública se virtió contra él después del fin de la guerra. La carta, publicada dos años después, recibió resonancia fuerte y significó su ritorno al espectáculo filosófico. Antes Beaufret se había puesto en contacto con Heidegger y le puso tres preguntas: Primero, cómo se podría dar un sentido otra vez a la palabra “humanismo” , segundo, cómo fue la relación entre ontologia y ética, y tercero, cuál fue el papel de la “adventura” en la filosofía.

La carta, escrita a un francés, ha influido gravemente la recepción francesa de Heidegger. Está determinada por un pensamiento central de Heidegger sobre la esencia de la verdad. Después de su cambio de pensar, su concepto de verdad ha cambiado esencialmente frente a su filosofía temprana en “Ser y Tiempo”. Ahora piensa la verdad como lo no-escondido, lo no-oculto (aletheia), que se efectua a partir del ser mismo. La verdad ya no es, pues, algo que el hombre puede producir a partir del uso de categorías o seguiendo un cierto métdodo. El ser mismo se cubre y descubre al mismo tiempo en la aletheia, así que el ser se descubre del ente y muestra lo que es desde una cierta perspectiva, pero se esconde al mismo tiempo el proceso del descubrimiento, o sea que no se vuelve problemático para el hombre porque él sólo está con lo descubierto. Este proceso de esconder y descubrirse del ser en el acontecimiento, lo llama Heidegger la verdad del ser.

Heidegger piensa ahora el ser humano en una relación histórica con este proceso: El ser se esconde y descubre en varias épocas histricas y abre así un mundo como totalidad que tiene un sentido, como se habla coloquialmente del “mundo de los griegos clásicos” o del “mundo de la campesina”. En la historia de la filosofía, estos procesos tienen lugar en la metafísica. Así el mundo abierto por el ser puede ser, por ejemplo, un mundo creado por Dios, o, según Kant, un mundo compuesto por el sujeto transcendental. Debido a que Heidegger mismo rechaza la concepción de un sujeto, los filósofos no descubren los grandes conceptos metafísicos, sino sólo se adaptan a lo acontecido desde el ser. La verdad del ser, pues, da el fundamento de las determinaciones metafísicas del ser en el ente.

Pero porque la metafísica sólo determina el ser del ente, no puede traer a la luz esta relación fundamental; olvida que para cualquier determinación del ente este tiene que haber llegado a la aletheia primero. Por eso la metafísica es para Heidegger olvidando el ser. Eso no pasa por falacias humanas, sino porque el ser, cuando se muestra, muestra así que el proceso de descubrimiento mismo queda escondido. Con otras palabras: El ser humano ya está siempre con lo ente, sin que fuese un problema para el por qué es.

Para Heidegger, este olvido del ser es esencial para todo el pensamiento occidental en forma de la metafísica. La historia de la metafisica, que está determinada por el fundamento de la verdad del ser que nunca se ha vuelto explícito Heidegger llama “historia del ser”. Está marcada por varias épocas en cuales la metafísica ha preguntado por el ser del ente y ha elegido el ser como el ente más alto y divino. En contraste Heidegger intenta pensar el ser a partir del acontecimiento. El ser ahora no debe ser imaginado de manera objetivada, sino experienciado como si mismo antes de cualquier interpretación.

II. El concepto de ek-sistencia

Heidegger contrasta la determinación metafisica del ser humano en el “humanismo” con su exegesis de la esencia del ser humano como ek-sistencia. Empieza con una observación sobre el carácter del pensar. Constata que no sólo el pensar teórico y dirigido hacia un fin puede ser útil para el ser humano, sino también aquel pensar que él llama “el pensar del ser”. El genitivo en el “pensar del ser“ tiene un significado doble intentado: En su primer significado, la expresión quiere decir que el pensar se dedica a la „verdad del ser“. El segundo significado se refiere a que el pensar pertenece al ser porque se efectuar a partir del ser. El ser humano no puede simplenete empezar a pensar y así descubrir la verdad, sino pensando este sentido doble tiene que quedar abierto para los acontecimientos desde el ser. Así Heidegger por ejemplo necesita el hecho que la metafisica desarrolló varias determinaciones del mundo, para llegar al concoimiento que el ser sucede. Cuando Heidegger pues reconoce su filosofía ulteriora como el fin historico de la metafisica, entonces esto sólo es posible por la tradición anteriora. La superación de la metafísica no es por eso nada que se acredita a Heidegger, sino sucedió (para él) desde el ser mismo.

[...]

Detalles

Páginas
9
Año
2010
ISBN (Ebook)
9783640678778
ISBN (Libro)
9783640680900
Tamaño de fichero
499 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v154617
Instituto / Universidad
University of La Laguna Teneriffa
Calificación
2,0
Etiqueta
Analisis Carta Humanismo Heidegger Comentario

Autor

Compartir

Anterior

Título: Analisis de la Carta sobre el Humanismo de Heidegger