Cargando...

Carlos Fuentes, El Gringo Viejo

Apuntes (de lección) 2001 6 Páginas

Romanística - Español, literatura, cultura general

Extracto

Carlos Fuentes

GRINGO VIEJO

Resumen de los capítulos 1-8:

El libro comienza con su fin. Una mujer nos cuenta algo de su soledad. Uno todavía no se entera de lo que pasó y de quién es esta mujer. Solamente se sabe que el Gringo viejo ya no está ahí.

Nos encontramos en un pueblo de Chihuahua en el entierro del Gringo viejo. La gente habla de él, que nomás vino a México a morirse y que nunca supieron su verdadero nombre. Después de esta platica unos soldados y su general se llevan al cadáver del Gringo hasta la frontera para dejarlo en el otro lado.

De repente estamos en otro lugar y en otro tiempo: El Gringo viejo está en El Paso y cruza el Río Grande. Nota mucha diferencia entre las dos ciudades El Paso y Ciudad Juárez que son divididas por el río. El Gringo no quiere comprarse un automóvil para viajar en México, él se compra un caballo. Pasa la frontera y se va por el desierto de Chihuahua hasta una casa donde pasa su primera noche en México. El dueño de la casa lo invitó y le cuenta un poco de los movimientos en la región. Pancho Villa anda con sus guerrilleros en los desiertos norteños de México.

El día siguiente el Gringo sigue su viaje por el desierto y llega a un pueblo. La gente se le queda viendo y se pregunta lo que quiere un gringo en México. Grita hacia la gente que busca a Pancho Villa y un niño le dice al Gringo que esa misma noche Pancho Villa va llegar al pueblo.

El niño, llamado Pedrito, guía el caballo del viejo hasta un carro de ferrocarril donde hay un hombre con bigote comiendo tacos. El Gringo le dice que quiere pelearse en el ejército de Villa. Pero el hombre que se llama Tomás Arroyo le contesta que ya es muy viejo para eso. El Gringo viejo le demuestra que todavía sirve para el ejército y Arroyo y él se ponen de acuerdo.

El general Arroyo y el viejo se suben al carro personal del general. Está amueblado de manera cómoda y lujosa.

Durante el camino Arroyo le cuenta al Gringo algo de la familia Miranda que eran dueños de ese tren y de muchos grandes terrenos en el norte de México.

Se paran en la estación de la Hacienda Miranda. Hay muchos guerrilleros con sus mujeres que andan divirtiéndose en la hacienda pero también destruyen muchas cosas. Allí el Gringo ve a una muchacha muy especial. Es ciudadana norteamericana como él. Ella trabaja en la casa como profesora de inglés y se siente responsable de la casa mientras los Miranda no estén. La gente dice que la familia se fue a Francia para ya no volver. La muchacha Harriet Winslow está muy nerviosa y Arroyo le dice al Gringo que se encargue de ella. El viejo comienza a hablarle a Harriet Winslow y se la lleva afuera de la propiedad Miranda para estar solo con ella.

Harriet Winslow se duerme y sueña con su pasado. Su padre se fue a Cuba a pelearse en la guerra y no regresó. Ella ya tenía más de treinta años cuando estaba viviendo con su madre y le llegó una carta del señor Miranda. Él quería contratarla como profesora para sus hijos en la hacienda en Chihuahua. Harriet Winslow agarró esta oportunidad y se fue a México...

Al amanecer salen a limpiar lo que quedó del parque y de la Hacienda Miranda. Todavía no se van a encontrar con Pancho Villa.

Después de la limpieza del terreno montan a los caballos para ir hacia la Sierra Madre. De repente los tratan de disparar de lejos. Arroyo ordena el alto pero el Gringo viejo sigue en su caballo. Casi lo matan pero él se defiende y mata a los que le están disparando. Todos corren hacia el Gringo y quieren felicitarlo. Lo único que les contesta el viejo es:“ No es difícil ser valiente cuando no se tiene miedo a la muerte.“

Resumen de los Capítulos 9-16:

Al otro día todo el mundo se encuentra otra vez en la Hacienda Miranda. Los hombres limpian con Arroyo las ruinas de la hacienda. Harriet Winslow está en el salón de baile con todos los niños. No se miran en los espejos porque Harriet les ha dicho que eso es un pecado. Les cuenta muchas cosas de la religión. Así que los niños se sienten como en la capilla cuando el cura les habla. Entra

Arroyo e interrumpe la clase de Harriet con una pregunta. El general quiere que la hacienda y los Miranda se queden en ruinas. Harriet no comprende eso y le dice a Arroyo que está loco.Él se enoja mucho, quiere que ella lo llame general y que por ser general él puede decir lo que tiene que pasar con la hacienda.

Harriet le contesta que ella está segura de que él se nombró solo y que por eso ella no se siente obligada a llamarlo general. Arroyo la toma del brazo y la saca afuera. Le cuenta del pasado de su tierra y de su madre.

Al Gringo Viejo le gusta Harriet. Él la invita al carro de ferrocarril a tomar una copa de tequila. Hablan de Nueva York y de Washington y del porqué lo dejaron y se vinieron al desierto mexicano. Harriet cuenta de su padre que se fue a Cuba y que se murió allá en la guerra. El viejo, por primera vez, habla de su pasado y de su familia. Dice que tuvo dos hijos y una hija. Los dos hijos se murieron y dice él, que por su culpa. Por eso su hija ya no quiere volver a verlo jamás en su vida.

Al día siguiente sigue la batalla contra los franceses. El viejo, como la vez pasada, no obedece para nada y otra vez se queda vivo. Reúnen a los capturados y les dicen que a partir de ese mismo instante tienen que luchar con Pancho Villa y su ejército o los fusilan en un rato más. El coronel de la tropa capturada le habla a Arroyo de la ley pero el general no se interesa por él. Está medio molesto y nomás piensa que ya no falta mucho para que lo callen para siempre... Al Gringo Viejo le toca el deber de disparar a los capturados. Falla en su deber y Arroyo se pone furioso, le quita la pistola y dispara a los hombres.

Después regresan al pueblo, de donde hacía unos días salieron. El viejo se siente mal por lo que hizo en todo el día. Él quería morirse y no matar a otros. Harriet encontró unas joyas que se le habían olvidado a la señora Miranda. Una niña se enferma y parece morir pronto. Harriet no trae nada de medicina, sólo aspirinas. Trata de salvarla con otro método y lo logra, la niña tomó otra vez su color normal. Harriet no va a tener hijos propios y como salvó a esa niña será como una hija suya para ella.

Cuando llegan a su pueblo, de donde hacía unos días salieron, les hacen una gran fiesta. Harriet baila casi toda la noche con Tomás Arroyo. Los dos se desean. Ella le dice muchas cosas de cariño en inglés y él le dice muchas cosas en epañol. Cuando termina la fiesta los dos se acuestan juntos. Arroyo la llama “gringuita”. Después de ese acto el general quiere saber si le gusta a Harriet cómo la trata y lo que hace con ella. Harriet es una muchacha decente y no le cae lo que hizo y lo que la asusta es que sintió mucho placer con Arroyo.

En otra ocasión los dos se encuentran otra vez juntos en la cama. Hablan de cosas pasadas y del Gringo Viejo. Harriet piensa en su novio que tuvo en Estados Unidos hace unos años. Arroyo le gusta mucho a Harriet y ella no lo perdona por eso, porque quería siempre ser una muchacha buena y ahora se dejó caer...

Resumen de los capítulos 17-22:

El Gringo viejo y Harriet Winslow andan caminando por el pueblo. El viejo quiere saber por qué se acostó con el general Arroyo. No le gusta para nada que Arroyo haya podido tocar a Harriet Winslow. El Gringo está enamorada de ella y no sabe bien si la quiere como a una hija o como a una mujer. Harriet deja claro que ella solamente se acostó con el general para salvarlo a él. Según ella, Arroyo quería matar al Gringo viejo por celos. Al viejo le cae mal la idea de que Harriet le salvó la vida. Le dice que justamente por eso vino a México, que quería que el propio Pancho Villa le diera la muerte, y si no él, pues que fuera otro. Él mismo no se mata nunca porque ya su hijo se suicidó y no quiere repetir su dolor.

Durante la misma caminata uno se entera de que acerca de su padre, Harriet Winslow mintió: su padre no murió en la guerra en Cuba, se quedó con una mujer cubana. Ellas (su madre y ella) lo dieron por muerto y cobraron la pensión para vivir. El padre le escribió en secreto para que Harriet entendiera por qué no iba a regresar para vivir con ellas.

Los dos llegan al vagón de Arroyo. El general les había dicho a sus hombres que respetaran al Gringo, que el Gringo era asunto suyo.

Pues, un momento después de que el Gringo entró en el vagón de Arroyo se oyeron disparos. Arroyo mató al Gringo Viejo y Harriet fue testiga. Para ella, eso fue muy grave: perdió al otro padre.

Harriet regresa a los Estados Unidos. Durante su viaje en tren piensa en muchas cosas que le pasaron en su vida. Se acuerda de una mujer que conoció en México. Había sido maltratada por su marido que no era nadie más ni menos que Doroteo Arango o más famoso por el nombre:¡Pancho Villa! Dijo la mujer que algún día su marido había desaparecido y lo creían muerto.

De repente estamos con Pancho Villa. Está visitando un pueblo. Toda la gente lo está esperando con mucha alegría y hasta hay reporteros americanos que le quieren tomar fotos y que también lo entrevistan. Uno le pregunta si es cierto que él mató a un oficial americano por la espalda. Villa no tiene idea de quién le está hablando el reportero. También le dice que una tal señorita Harriet Winslow de Washington D.C. fue testiga de todo y que dice que fue el general Tomás Arroyo quien mató a su papá... que ahora tienen que llevar al cadaver a la frontera porque a los ciudadanos americanos siempre hay que enterrarlos en su país con sus familias. Así que Arroyo recibe la orden de desenterrar al Gringo viejo porque lo quieren tener en el otro lado. Arroyo sabe muy bien quién quiere tener ese cuerpo allá: Harriet Winslow. La recuerda mucho y sobre todo que ella lo quiso herir cuando le dijo que no se llamaba Arroyo, sino ¡Miranda!

Arroyo llega a Camargo con Pancho Villa. Allí fusilan al cuerpo del Gringo Viejo para que sea matado legalmente de frente y no por la espalda. Después piensan decirles a los americanos que se había muerto en una batalla contra los federales.

Más tarde Pancho Villa deja fusilar a Tomás Arroyo por no aguantar la revolución. Arroyo ya quería irse a su casa, ya estaba harto de estar andando de aquí para allá.

Harriet recuerda a los dos hombres: los dos se han salido con las suyas. Tomás Arroyo quería morirse joven y el Gringo Viejo vino a México a morirse.

Detalles

Páginas
6
Año
2001
Tamaño de fichero
338 KB
Idioma
Español
No. de catálogo
v104163
Calificación
1,5
Etiqueta
Carlos Fuentes Gringo Viejo

Autor

Compartir

Anterior

Título: Carlos Fuentes, El Gringo Viejo